Guillermo y Kate, DJs de lujo en Adelaida

Recién llegados de Uluru, donde pasaron la noche tras haber vivido uno de los días más intensos de su gira, los duques de Cambridge pusieron rumbo a Adelaida, la capital de Australia del Sur, donde apenas tuvieron un minuto de respiro en las menos de 24 horas que permanecieron en la ciudad.  

3.781
Compartir

Impecable y guapísima, con un estiloso vestido en rosa palo de Alexander McQueen, joyas sencillas y su imprescindible anillo de compromiso, aquel que en su día perteneció a su suegra, la princesa Diana, la duquesa de Cambridge volvió a dar muestras de su simpatía, naturalidad y excelente sentido del humor cuando visitó con Guillermo el Northern Sound System, un centro de música para jóvenes dirigido por la comunidad.

Allí, Guillermo y Kate fueron invitados a probar en la mesa de mezclas para comprobar su capacidad como posibles DJs, una profesión de moda prácticamente en todo el mundo. Al principio, la pareja parecía reacia, ninguno de los dos quería ser el primero en «debutar» y se pasaban la pelota el uno al otro. “Es toda tuya, Guillermo”, sentenció la duquesa, que añadió: «Es lógico, él tiene mucha más experiencia que yo». El príncipe, por su parte, no se dejó avasallar y sugirió: «Las damas primero». Así que tuvo que ser uno de los DJs del centro, Shane Peterer, de 28 años quien estableciera los turnos: primero ella, y luego él.

Duques de CambridgeOtro regalo para el príncipe George: su primera tabla de skate con su nombre grabado. Guillermo y Kate la recibieron de manos de Glenn Dochert, alcalde de Playford, tras la exhibición de BMX y Skate.

La sorpresa llegó cuando Kate logró arrancar el aplauso de todos los presentes tras su breve intervención, un gesto que ella agradeció levantando su pulgar con una amplia y satisfecha sonrisa. Y despué llegó el turno de Guillermo… “Se ha esforzado mucho -dijo Peterer-, pero se le da mejor pilotar helicópteros”.

Más tarde, durante una demostración en la escuela de hip hop del mismo centro, los jóvenes preguntaron a Guillermo por sus gustos musicales: “Me gusta la música House, todavía un poco el rock and roll y los clásicos, algo de Rhythm and blues… Lo que no soy es fan del Heavy Metal. Me gustaría serlo, pero no lo soy”.

Duquesa de CambridgeEsta vez Kate, perfecta, lució un precioso vestido en color rosa palo de Alexander McQueen.

A continuación, los duques de Cambridge se dirigieron a Elizabeth, un suburbio de clase obrera a las afueras de Adelaida que debe su nombre a la visita que la soberana británica hizo en 1963, y posteriormente asistieron en Playford a una demostración de BMX (ciclismo acrobático) y Skate.

Esta vez, afortunadamente, nadie les invitó a probar sus habilidades en estos deportes, pero Guillermo y Kate pasaron un rato inolvidable y, al final, recibieron otro regalo para el pequeño príncipe George: su primera minitabla de skate, perfectamente decorada y con su nombre en letras góticas inscrita en la parte posterior, que recibieron de manos de Glenn Dochert el alcalde de Playford. El diseñador de la tabla, Cassey, de 16 años, del Mark Oliphant College, dijo que le llevó cuatro días diseñar y costruirla, palabras que emocionaron a los duques de Cambridge.

Duques de CambridgeEn su visita al Centro Cívico de Playford, los duques descubrieron la placa que recoge el nuevo nombre de la explanada de acceso al centro: Plaza príncipe George.

Su última cita en Adelaida les llevó al Cerntro Cívico de Playford, donde empezaron descubriendo la placa que recoge el nuevo nombre que se le ha dado a la explanada de acceso al centro: Plaza príncipe George, en honor del hijo de Guillermo y Kate. Siguió una breve recepción ofrecida por Kevin Escaso, primer ministro de Australia del Sur.

Tras escuchar el himno de Australia interpretado por un coro infantil, Guillermo y Kate se mezclaron con los invitados: estudiantes, voluntarios, profesores… recibiendo, como desde el principio de este largo viaje, entusiastas muestras de adhesión y cariño, un comportamiento que consigue emocionar a los duques de Cambridge todos los días.

Duquesa de CambridgeLa duquesa, durante su visita al Centro Cívico de Playford.

Guillermo de InglaterraLas australianas, locas con Guillermo. El príncipe cumplirá en junio 32 años, los mismos que Kate cumplió en enero.