Rocío Crusset confirma su ‘relación especial’ con Juan Betancourt

Rocío Crusset confirma su ‘relación especial’ con Juan Betancourt

"No me voy a casar ni estoy enamoradísima… Poco a poco”

“Amigo especial”

Ha tardado pero Rocío Crusset ha terminado reconociendo que entre ella y Juan Betancourt hay algo. Eso sí, no es su novio ni tiene prisa porquelo sea y es que prefiere que sea un “amigo especial”. 

Con calma

A día de hoy la modelo está centrada en su trabajo y en sus planes no entra el echarse novio. “No me voy a casar ni estoy enamoradísima… Poco a poco”.

Herida abierta

Tan solo han pasado ocho meses desde que Crusset rompiera con Jaime Soto y aún no se ha recuperado, “quiero ir con calma, no quiero seguir súper rápido”, explicó.

Solo buenas palabras

De Juan la modelo solo puede decir cosas buenas: “Es un chico muy humilde, viene de Cuba, que es un país humilde… Se ha conseguido la vida a base de mucho esfuerzo y trabajo y con eso pues da muy buenos consejos, da una lección de vida y es maravilloso. Además es simpático, guasón y, ¿a quién no le gusta un poquito de guasa?”.

Cuerpazo

Además de ser muy simpático, Juan Betancourt puede presumir de tener uno de los físicos más deseados y de ser un modelo aplaudido.

San Valentín por separado

Si bien es cierto que hay muy buena sintonía prefifieron pasar San Valentín por separado y Rocío estuvo con sus amigas “hicimos como un amigo invisible y nos dimos flores y corazones. Este San Valentín se lo he dedicado a mis amigas”, confesó.

¿A quién quiere Juan?

Con motivo del día de San Valentín Betancourt compartió una imagen que, suponemos, iba dirigida a Rocío.

Ha costado, pero Rocío Crusset ha terminado reconociendo que tiene algo con el modelo Juan Betancourt. Han tenido que pasar varias semanas y la publicación de unas fotos de ellos juntos en compañía de unos amigos para que la hija de Mariló Montero y Carlos Herrera se atreviera a admitir que entre ella y el cubano hay más que amistad.

“Bueno… Mi chico… Yo tengo 22 años y la vida es maravillosa pero no tengo porque estar enamorada y con novio”, contestó Rocío, quien invistió en que ni es su novio ni tiene prisa porque sea así, y que la definición que mejor le encaja para describir lo suyo con Juan es “amigo especial”.

Rocío, que no escatimó en buenas palabras para Betancourt también avisó sobre sus próximas intenciones: “No me voy a casar ni estoy enamoradísima… Poco a poco”. Y es que tan solo han pasado ocho meses desde que Crusset rompiera con Jaime Soto y aún no se ha recuperado, “quiero ir con calma, no quiero seguir súper rápido”, explicó ante las cámaras.

Por ahora, prefiere centrarse en su profesión, “estoy tranquila de esta manera. Tener a alguien al lado es bueno. Juan es un buen amigo y me ayuda en todos los aspectos de mi vida”, contó sobre el de Cuba, para quien solo tenía halagos. “Es muy buen niño, muy buena persona, no puedo decir nada malo de él”.

“Es un chico muy humilde, viene de cuba, que es un país humilde… Se ha conseguido la vida a base de mucho esfuerzo y trabajo y con eso pues da muy buenos consejos, da una lección de vida y es maravilloso. Además es simpático, guasón y, ¿a quién no le gusta un poquito de guasa?”.

A pesar de la buena sintonía que hay entre ambos, la pareja de modelos decidió no pasar el día de San Valentín junta. “Estuve con mis amigas”, confesó Rocío Crusset, “hicimos como un amigo invisible y nos dimos flores y corazones. Este San Valentín se lo he dedicado a mis amigas”, confesó. ¿Le dedicará el siguiente a Juan Betancourt?

Ver fotos de famosos
siguiente