Meghan Markle: las trabas a las que se enfrenta en su vida...

Meghan Markle: las trabas a las que se enfrenta en su vida como princesa

La prometida de Harry de Inglaterra es objeto de análisis: su pasado, su familia, su ropa, sus anteriores amores... Su camino hacia la realeza le depara un duro aprendizaje.

Camino del altar

Harry de Inglaterra y Meghan Markle contraerán matrimonio el próximo 19 de mayo en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor. Tras poco más de un año de noviazgo, la pareja tuvo claro que quería dar este importante paso. Y más para ella, quien debe dar un giro de 180 grados a su vida. Dejar su carrera como actriz y entrar a formar parte de un exclusivo y exigente círculo. 

Aprendizaje de Princesa

Meghan tiene por delante casi medio año para entender y aprender su futuro papel. Al parecer cuenta con la ayuda de su cuñada, Kate Middleton, quien casi de su misma edad y nacida en un entorno plebeyo, seguro que empatiza perfectamente con lo que pueda estar sintiendo. 

El morbo de su pasado

Desde antes del compromiso todo lo que rodeaba a Meghan comenzó a ser estudiado a fondo, y en particular su pasado. Ya inmersa oficialmente en la realeza, mucho más. Cada paso suyo será analizado y criticado, para bien y para mal. Hasta ahora parece mostrar un perfil psicológico de chica fuerte, curtida en mil batallas, con una edad en la que ya ha vivido suficientes experiencias y una profesión que le ha hecho ver mundo. Eso y los sabios consejos de su pareja la ayudarán en este proceso. 

Su exmarido lanza una serie inspirada en ella

Meghan Markle no es la primera divorciada que entra en Buckingham, aunque eso ha costado muchas lágrimas en el pasado y hasta una histórica renuncia al Trono por parte del Duque de Windsor para poder casarse con Wallis Simpson. El hecho es que ella estuvo casada con Trevor Engelson, un productor de cine y televisión y agente de talentos artísticos, que tiene su propia empresa en Los Ángeles. Mantuvieron una relación de nueve años, de los cuales dos de matrimonio hasta 2013. Él prepara su particular “venganza” con una serie de ficción sobre una estadounidense divorciada que se va a casar un “royal” británico… El morbo por ver si refleja la parte más íntima de la joven está servido.

 

 

Una americana en palacio

Meghan nació hace 36 años en California, si bien su profesión e intereses la ha llevado por todo el mundo. Aún así, como estadounidense que es, procedente de un país donde no existe la monarquía, la joven tendrá que adaptarse a las estrictas reglas que rigen el protocolo real. Y estar siempre impecable en cada acto oficial al que acuda o presida y en su contacto con altas personalidades. 

Su prueba de fuego

Su primer acto oficial tras el compromiso fue el pasado 1 de diciembre con una visita a la ciudad de Nottingham. Su primer baño de masas lo pasó con cierta soltura, eso sí, muy apoyada lógicamente por su novio. 

Demasiado glamour

Las fotos oficiales de su compromiso oficial con el Príncipe han dado de qué hablar, pero no solo por el evidente glamour que desprenden sino por algo más delicado. El vestido que lucía Meghan en la sesión era de la firma Ralph&Russo y costaba más de 63.000 años. Destilaba un aire hollywoodiense poco recomendable para la realeza británica por el que ha podido pagar un alto precio, y no solo monetariamente. Han sido sus primeras críticas. De ahora en adelante quizás deberá rebajar un poco su estilo de estrella. 

Contacto con el pueblo

Los royals británicos han debido evolucionar y mostrarse más cercanos con el pueblo. En eso Diana de Gales fue una auténtica maestra, y ese mismo toque lo han heredado sus hijos, Guillermo y Harry. Este comparte con su prometida su necesidad de ayudar a los más desfavorecidos, tarea en la que, según aseguraron en su primera entrevista, se centrará Meghan Markle cuando se convierta en su esposa. 

Ganarse a la Reina Isabel

La Reina Isabel de Inglaterra lo representa todo, es una institución en sí misma que no se casa con nadie, y por tanto hay que ganársela. Esa será una de las tareas principales de Meghan en estos meses. De momento ha logrado lo que nadie antes: que siendo aún “novia de” acuda invitada a las tradicionales celebraciones navideñas en Sandringham, donde se reúne toda la Familia Real británica. Ha sido un auténtico bautismo de fuego para la estadounidense. 

Meghan vs Kate

La misa navideña en Sandringham nos dejó la imagen más esperada: Meghan Markle y Kate Middleton juntas en un mismo plano. En el consabido “duelo” de estilo parece que ganó la esposa de Guillermo con su abrigo de tartán, frente a una más comedida Meghan. A partir de ahora resultarán inevitables las comparaciones. ¿Serán siempre odiosas? La sombra de la Duquesa de Cambridge es alargada: guapa, simpática, cercana… Buena prueba del interés que despiertan es que esta foto ha sido una de las más virales del año.

La hermana díscola

Hasta ahora, lo más negativo que ha surgido a su alrededor fueron las explosivas declaraciones de su hermana mayor, Samantha Grant. Fruto del primer matrimonio de su padre, de 52 años y madre de tres hijos, trabaja como consejera matrimonial, profesora de escritura creativa, criminóloga… En 2008 le diagnosticaron esclerosis múltiple, por lo que se haya postrada en una silla de ruedas. Hace unos meses no dudó en calificar a su hermana de “trepadora social”, añadiendo que ya desde niña veía vídeos de realeza y soñaba con ser princesa. Además ha escrito un libro con un título elocuente, El diario de la hermana de la Princesa Trepa, que se supone que se lanzará pronto. 

Hermano problemático

Thomas Markle jr. es el otro hermano de Meghan. Fue detenido a principios de 2017 por poner una pistola en la cabeza de su novia durante una discusión. Está divorciado y es padre de dos hijos. Su hermana Samantha no se corta en definirlo públicamente como “alcohólico y escoria”, por lo que tampoco se tratan entre ellos. ¿Irá alguno de ellos a la boda real? Su aparición o no será objeto de comentario, seguro.

Un padre esquivo

El padre de Meghan es Thomas Markle, un técnico de fotografía de cine y televisión ya jubilado, de ascendencia diversa, holandés, irlandés, alemán… Se separó de su madre, Doria Ragland, cuando Meghan aún era pequeña. Desde el anuncio de compromiso continúa bastante “desaparecido” y rehúye la atención pública. Vive retirado en Rosarito Beach, en la frontera con México, y apenas se deja ver. Se desconoce si padre e hija mantienen mucho contacto, aunque lo poco que ha trascendido es correcto. Se espera que pueda llevarla al altar la próxima primavera, en Windsor.

La prometida del príncipe Harry de Inglaterra ha dado un giro radical a su vida desde el mismo momento en el que aceptó entrar en la realeza de la mano de su novio. El próximo 19 de mayo le dará el “sí, quiero” en Windsor, pero antes debe aprender a adaptarse a este nuevo y exclusivo mundo. 

Sus primeros pasos como prometida han sido escrupulosamente analizados. En general las críticas han sido positivas, pero también ha habido algún traspiés, como el carísimo vestido que lució en su posado oficial de compromiso. Meghan Markle deberá dejar atrás su pasado como actriz y centrarse en sus labores dentro de la monarquía británica. A veces el pasado vuelve, y lo ha hecho con algunos tintes oscuros, como su mala relación con sus hermanos mayores o su anterior matrimonio. ¿Cómo resolverán Harry y Meghan todos los inconvenientes?

Ver fotos de famosos
siguiente