Luis Miguel, a más problemas, más fiestas

Luis Miguel, a más problemas, más fiestas

Al cantante le crecen las demandas, pero él lo celebra de juerga en juerga

Un niño muy precoz

El cantante destacó desde muy joven por sus habilidades vocales. Es uno de los artistas más prolíficos de México y ha cosechado grandes éxitos a nivel internacional. 

Oídos sordos

El artista prefiere hacer oídos sordos a las polémicas y a las numerosas querellas que acumula. 

Un gran artista

El mexicano se ha labrado una prolífica carrera dentro y fuera de las fronteras del país azteca, aunque no ha estado nunca exento de polémica. 

Momentos de relax

El mexicano no quiere saber nada de temas judiciales, eso lo deja en manos de sus asesores. 

Nada le quita la sonrisa

Al “Sol de México” nada es capaz de quitarle su reluciente sonrisa del rostro. 

Guerra abierta en los escenarios

Fernández y Luis Miguel tenían planeada una gira conjunta que finalmente cancelaron por falta de compromiso del cantante. 

Nadie puede hacer sombra al “Sol de México”. Parece que esta es la consigna que rige la vida de Luis Miguel. A pesar de las continuas polémicas en las que se ve envuelto, Luis Miguel les resta importancia y  disfruta al máximo.

En esta ocasión, ha sido la discográfica Warner Music México quien ha interpuesto una demanda contra el artista. Según se ha revelado, el cantante acordó devolver tres millones de dólares a la compañía en 2014, aunque no se ha dicho el motivo. Al parecer, el pasado año representantes de ambas partes renegociaron el acuerdo en un tribunal de Nueva York, pero a día de hoy no se ha reembolsado el importe. Esto ha llevado a la discográfica a interponer una nueva demanda, esta vez en Los Ángeles.

Sin embargo, el mexicano no pierde el ánimo por estos temas. Mientras se hacía pública la noticia de este nuevo requerimiento judicial, el artista estaba en Acapulco de fiesta con un nutrido grupo de amigos. Muy animado, el cantante bailó con varios de sus fans su éxito “La chica del bikini azul”.

No es la primera vez que Luis Miguel celebra sus problemas judiciales con excentricidades. De sobra conocido es su gusto por los coches de lujo, los yates, las mujeres y los buenos hoteles. Parece que al artista no le preocupa lo más mínimo tener varios frentes legales abiertos. Y es que para eso ya están los abogados. Él lo único que quiere es disfrutar, que por algo ha sido uno de los músicos más prolíficos de las últimas décadas.

 

 

 

Ver fotos de famosos
siguiente