Jesulín de Ubrique pasa por quirófano

Jesulín de Ubrique pasa por quirófano

Jesulín de Ubrique ha tenido que ser operado de una doble hernia el 12 de enero, y 24 horas después, recibía el alta hospitalaria

Jesulín y María José Campanario no levantan cabeza

Dice un refrán popular que “A perro flaco, todo se le vuelven pulgas”, y este dicho podría ser perfectamente aplicado a Jesulín de Ubrique y María José Campanario.

La odontóloga está atravesando un período ciertamente difícil a causa de la enfermedad que padece: fibromialgia.

El torero ha tenido que ser operado de una doble hernia

Pero ahora quién ha pasado por un hospital es su esposo. El torero tuvo que ser ingresado para ser operado de una doble hernia, como informa la web de la revista Hola.

El diestro ha sido intervenido el día 12 de enero

Esta doble hernia le producían un fuerte dolor de espalda que le impedía llevar una vida normal. El viernes, tres días después de su 44 cumpleaños, el diestro era sometido a esta intervención.

Jesulín y María José han tenido un comienzo de año muy complicado

Tan solo 24 horas después, Jesulín era dado de alta sin mayor complicaciones, para volver al lado de su esposa, quién le necesita enormemente en estos momentos.

Jesulín ya pasó por quirófano en 2001

Esta no es la primera vez que el torero se pone en las manos de un cirujano. En septiembre de 2001, el torero sufrió un grave accidente tráfico que le provocó la fractura de tres vértebras.

Dice un refrán popular que “A perro flaco, todo se le vuelven pulgas”, y este dicho podría ser perfectamente aplicado a Jesulín de Ubrique y María José Campanario.

La odontóloga está atravesando un período ciertamente difícil a causa de la enfermedad que padece: fibromialgia, que le produce fuertes dolores y que le ha llevado a ser ingresada en varias ocasiones en un centro hospitalario.

Pero ahora quién ha pasado por un hospital es su esposo. El torero tuvo que ser ingresado para ser operado de una doble hernia, según ha podido ver la REVISTA SEMANA.

Esta doble hernia le producían un fuerte dolor de espalda que le impedía llevar una vida normal. El viernes, tres días después de su 44 cumpleaños, el diestro era sometido a esta intervención.

Tan solo 24 horas después, Jesulín era dado de alta sin mayor complicaciones, para volver al lado de su esposa, quién le necesita enormemente en estos momentos.

Esta no es la primera vez que el torero se pone en las manos de un cirujano. En septiembre de 2001, el torero sufrió un grave accidente tráfico que le provocó la fractura de tres vértebras.

 

Ver fotos de famosos
siguiente