Los dos encuentros de Javier Sánchez y Julio Iglesias

Los dos encuentros de Javier Sánchez y Julio Iglesias

Las claves entre los dos únicos encuentros que ha habido entre Javier Sánchez y su presunto padre, el cantante Julio Iglesias

Una historia que viene de lejos

La reclamación de Javier no es algo nuevo. El joven ya intentó que nuestro artista más internacional le reconociera como hijo en 1992. Un procedimiento que el Tribunal Constitucional echó para atrás a pesar de que en primera instancia la sentencia había sido favorable al joven. 

Cerrar una etapa

La lucha de Javier se remonta más de veinte años atrás. Él no quiere ni fama ni dinero, solo cerrar una etapa dolorosa de su vida y poder descansar tranquilo. 

Encuentro con Enrique y Julio José

Conoció a Enrique en Miami, mientras grababa un disco. Recuerda que le dijo que “tenía muchas ganas de conocerle”, pero no se vieron nunca más. Con Julio José hubo más encuentros e incluso le llegó a decir que se parecía a un primo suyo. 

Un resultado muy esperado

Javier asegura que llegó a temblar cuando conoció el resultado de las pruebas de ADN. No siente rencor hacia Julio Iglesias pero necesita poder cerrar esta etapa de su vida.

Una situación compleja

El joven cree que las reticencias por parte del cantante derivan de que en el momento en que mantuvo una relación con su madre aún estaba casado con Isabel Preysler. 

Pruebas atípicas

Se han dicho muchas cosas sobre la procedencia de las muestras de ADN y aunque sean de restos orgánicos esto no significa que se hayan recogido de la basura. Se tienen muchas muestras y se ha trabajado mucho para que todo sea lo más minucioso y exacto posible. 

Preparado para todo

Javier admite que en este momento de su vida está preparado para cualquier cosa, sea buena o mala. 

Dos únicos encuentros y sin resultado favorable. Esto es lo que cuenta Javier Sánchez de las dos ocasiones en las que a lo largo de su vida ha podido coincidir con su presunto padre, Julio Iglesias, a quien ahora vuelve a poner contra las cuerdas al solicitar al juez que reabra la demanda de paternidad que hace más de veinte años el Constitucional desestimó.

Javier Sánchez no busca ni fama ni dinero, solo cerrar una más que dolorosa etapa de su vida en la que ha sido víctima de burlas y presiones por buscar su lugar en el mundo. El joven solo quiere saber quién es en realidad. Intentó dedicarse a la música no tanto porque le gustara sino porque siendo presuntamente hijo de quien era, era “lo que tocaba”, pero sus esfuerzos fueron en vano. Javier ha llegado a reconocer que en alguna ocasión ha sentido que quizás una “mano negra” estuviese actuando en su contra, impidiéndole conseguir sus propósitos.

Pese a su juventud, Javier ha viajado por medio mundo, lo que le ha permitido conocer muchas formas de vida. Gracias a ello, ha podido coincidir con Julio José y Enrique Iglesias, a quienes conoce del entorno musical. El propio Javier asegura que con Julio la relación ha sido más fluida que con Enrique y que incluso le llegó a decir que se parecía a un primo de ellos.

Sin embargo, a quien menos ha visto ha sido a quien realmente le importa, a Julio padre, el patriarca de la familia. Solo en dos ocasiones, una en una rueda de prensa a la que acompañó a su madre en Valencia. El joven recuerda haber visto al doctor Iglesias Puga también, pero ninguno se le acercó. La otra vez que coincidió con su presunto padre fue en uno de sus conciertos. Su madre le llevó con la firme intención de presentárselo y que hablasen, pero el personal de seguridad les echó. Ahora quizás, solo quizás, tengan la oportunidad de verse las caras.

Ver fotos de famosos
siguiente