Felipe y Letizia vuelven a la rutina tras sus vacaciones secretas y la decepción olímpica

Los príncipes de Asturias retoman esta semana su rutina familiar y su agenda oficial después de disfrutar de sus vacaciones secretas y de sufrir en Buenos Aires la tremenda decepción de que España fuera eliminada en primera votación en la elección de la sede de los Juegos Olímpicos 2020, que finalmente recayó en Tokio.

11.774
Compartir

Felipe y Letizia han regresado hoy de Buenos Aires lógicamente decaídos tras el chasco olímpico a pesar de la extraordinaria intervención del príncipe de Asturias, unánimente elogiada por todas las delegaciones. Letizia acompañó a Felipe los dos últimos días y su llegada ya se vio envuelta en polémica por los rumores de que podría haberse operado nuevamente la nariz.

Los príncipes de Asturias han reaparecido juntos en Buenos Aires casi un mes después de la cena en el palacio mallorquín de La Almudaina y el sorprendente regreso de Letizia sola a Madrid que provocó fortísimos rumores de crisis matrimonial. Después, los Borbón-Ortiz empezaron sus habituales vacaciones secretas de verano. Se dijo que habían hecho un crucero por la costa amalfitana, aunque todo sigue en el terreno de la especulación y esta falta de transparencia no beneficia especialmente la imagen de los príncipes de Asturias, quienes, hasta ahora, se habían salvado de los problemas que afectan a la Corona.

felipe-letizia

 Letizia vistió de rojo para la extraordinaria presentación que hizo el príncipe de la candidatura española.

Ya de nuevo en Madrid, los príncipes tienen esta semana programada en su agenda diversas audiencias, tanto juntos como en solitario. Además, en estos días también se producirá la vuelta al cole de sus hijas, las infantas Leonor y Sofía, aunque a día de hoy se desconoce si habrá ocasión de captar a las nietas de los reyes, lo que sí ha sucedido en otras monarquías europeas como la danesa o la belga, en su rentrée escolar.

felipe

 El príncipe Felipe ha hecho una extraordinaria labor en Buenos aires, aunque lamentablemente infructuosa.