Eugenia Martínez de Irujo, imprevisto regreso a Madrid

La hija de la duquesa de Alba, Eugenia Martínez de Irujo, ha dejado su refugio ibicenco de ‘S’Aufabaguera’ para regresar precipitadamente a Madrid la víspera del gran éxodo vacacional del verano del 31 de julio. Aunque muchos daban ya por iniciada el veraneo de la duquesa de Montoro en su querida isla de Ibiza, Eugenia Martínez de Irujo apenas permaneció veinticuatro horas en la isla, de donde embarcó en un vuelo con destino a la capital.

Compartir

Eugenia Martínez de Irujo, que se dejaba ver EN UN CONCURRIDO CHIRINGUITO IBICENCO, como informábamos ayer, ha regresado inesperadamente a Madrid. Apenas llevaba veinticuatro horas en Ibiza cuando, mientras se encontraba precisamente en esa terraza, la hija de la duquesa de Alba recibió una llamada telefónica que hizo que Eugenia Alba abandonase rápidamente el local.

Sea cual fuese el contenido de la llamada que provocó esta fugaz partida de Eugenia de la isla pitiusa, sin otro equipaje que una bolsa de mano de la firma de joyería a la que presta su imagen, no debía tratarse de un tema excesivamente grave, pues pocas horas después de su llegada a la capital, podía verse a la duquesa de Montoro en una de las terraza de verano de moda.

Eugenia Martínez de Irujo, duquesa de Montoro, a su llegada al aeropuerto madrileño de Barajas

Eugenia Martínez de Irujo, de 44 años, icono español de la moda ‘hippy chic’, salió de Ibiza sólo con equipaje de mano, lo que da idea de la premura de su viaje.
La noche del 30 de julio Eugenia Martínez de Irujo se unió a la chispeante vida veraniega madrileña en compañía de una amiga. La duquesa de Montoro estuvo en la céntrica plaza de Santa Bárbara, en la terraza de ‘The Patio’, uno de los locales de moda de la capital. Allí estuvieron charlando tranquilamente Eugenia y su acompañante, a las que se fueron uniendo un animado grupo de amigos.
Vestida con un modelo estampado largo en el estilo ‘hippy chic’, que tanto le gusta, y con un fular blanco al cuello, antes de las once de la noche, Eugenia Martínez de Irujo abandonó el lugar con su amiga. El buen humor de la duquesa y la tranquilidad que desprendía desmiente la lectura sombría con tintes de preocupación que algunos dieron a su ‘estampida’ de Ibiza. Sea cual sea la causa del imprevisto regreso a Madrid, la duquesa de Montoro parece tener la situación bajo control y en la capital española o la mágica isla de Ibiza, Eugenia es una incondicional de la divertida vida social de las terrazas al aire libre, que visita siempre en compañía de buenos amigos con quienes comparte su tiempo de ocio.

Eugenia Martínez de Irujo, duquesa de Montoro, a su llegada al aeropuerto madrileño de Barajas

La duquesa de Montoro volvió a estar pendiente de su móvil nada más activarlo en la terminal de Barajas, detalle que sin ser determinante se podría prestar a interpretaciones, por lo inesperado de su viaje y su gesto ensimismado, aunque se trate de un gesto habitual de millones de pasajeros.

Compartir
Artículo anteriorAna de Armas y Martín Rivas, "enamorados" por Madrid
Artículo siguienteIsabel Preysler y Tamara Falcó regresan de sus vacaciones en Ibiza