Eugenia Martínez de Irujo gana definitivamente la custodia de su hija

Eugenia Martínez de Irujo ha obtenido la custodia definitiva de su hija, Cayetana, de 14 años. Su exmarido, Francisco Rivera, recurrió hace un año la sentencia desfavorable para él, que pedía la custodia total. Ahora la Justicia ha vuelto a dar la razón a la hija de la duquesa de Alba. El diestro tendrá sus derechos correspondientes de visita, pero Eugenia mantendrá la custodia y seguirá viviendo con la pequeña en Madrid.

3.107
Compartir

Francisco Rivera intentó tener la custodia total de Cayetana, conocida en casa como Tana, interponiendo una demanda en junio de 2012, en Madrid, donde reside la pequeña. Eso originó la escisión total entre la familia Alba y el torero. Hasta la duquesa de Alba, siempre defensora y admiradora de su exyerno, se mostró públicamente en su contra. El hecho es que sus aspiraciones no tuvieron éxito y el juez determinó, en febrero de 2013, que Eugenia Martínez de Irujo seguiría manteniendo la custodia de su hija, como hasta el momento.

La intención de Francisco era que Tana se fuera a vivir a Sevilla con él y su segunda esposa, Lourdes Montes, con quien se casó el pasado septiembre, y que se lleva de maravilla con la niña. Sus razones para pedir la custodia no se basaban en un supuesto mal comportamiento de Eugenia como madre, sino en un deseo de la niña. “Quiero que mi hija viva conmigo, que es lo que ella quiere. Si no luchara por su deseo puede que algún día me lo echase en cara. Tengo todo el derecho a hacerlo como padre”, dijo él en su día. Por eso mismo, el torero y empresario no se rindió y decidió recurrir dicha sentencia.

 Ahora, la Justicia ha vuelto a dar la razón a Eugenia. En la sentencia definitiva, la Audiencia Provincial de Madrid le da la guarda y custodia total, mientras que Francisco Rivera podrá verla los fines de semana alternos, en vacaciones y otros festivos, con la opción de que la niña pueda pernoctar un día entre semana en la casa paterna. Además, él deberá avisar de cualquier cambio de planes con 24 horas de antelación. Si antes la duquesa de Montoro ofrecía bastante flexibilidad en los términos, ya que, según dice, el torero podía estar con su hija cuando quisiera, ahora parece que no estará dispuesta a saltarse una coma de lo dictado por el juez.

 

Compartir
Artículo anteriorNoche de glamour con los nominados a los Goya
Artículo siguienteNieves Álvarez triunfa en la Alta Costura de París