Esther Arroyo, angustiada tras el aplazamiento del juicio por su accidente: “Creí que me desmayaba”

Esther Arroyo ve con impotencia y dolor cómo se ha aplazado el juicio por el accidente de coche que sufrió en 2008, que le dejó graves secuelas en una pierna y la ha obligado a retirarse de su profesión. 

5.153
Compartir

La modelo y actriz lleva seis años de calvario, desde aquel desgraciado accidente de coche, el 10 de octubre de 2008, en Cádiz. En el vehículo también viajaba la cantante Ana Torroja y su pareja, y además falleció uno de sus mejores amigos, Ulises. Ella quedó muy mal parada. Desde entonces, se ha sometido a un sinfín de operaciones para tratar de salvar su pierna dañada, que a punto ha estado de serle imputada. No obstante, Esther continúa padeciendo constantes dolores, lo que la ha obligado a retirarse de su profesión, y tiene la invalidez permanente. 

Ahora, cuando parecía que por fin se iba a cerrar un ciclo celebrándose el juicio por el accidente, se ha dado un paso atrás: ha vuelto a posponerse. Según Esther Arroyo, esto se debe a que la aseguradora, Pelayo, que se ocupará de dar las indemnizaciones oportunas, ha argumentado que ha recibido una documentación a última hora que le producía indefensión. Eso, unido a una cierta negligencia del juzgado de Barbate que lleva el caso, dice la modelo, ha provocado esta situación.

El juez fijó en su día una provisión de fondos para futuras indemnizaciones de seis millones de euros.

Esther-Arroyo marido

Esther, con su marido, Antonio Navajas, con quien tiene una hija (tiene un hijo mayor, de 20 años, de su relación con Francisco Mayor), en una boda en 2013.

Esther Arroyo también se queja de que quieren hacerla aparecer como culpable y no como víctima en este accidente, algo impensable pues fue una imprudencia del conductor contrario el que originó el choque. 

Las secuelas de la que fuera Miss España 1990 son terribles: no solo no puede trabajar, sino que además no percibe ningún ingreso, por lo que su situación económica no es precisamente boyante. Los cuantiosos gastos en rehabilitación, que tendrán que ser para siempre, tanto física como psicológicamente, se los tiene que costear ella misma o, en su defecto, ayudada por su pareja y su familia.

 La mejor manera de definir la situación que está viviendo Esther la ha dado ella misma, en una emotiva entrevista a ABC, en la que dice: “Cuando supe del aplazamiento del juicio, empecé a dejar de oír, creí que me desmayaba, sentí un dolor que no es comparable al dolor físico de todos estos años”. En declaraciones a dicho diario, continúa: “Solo quiero rehacer mi vida”. Y tratar de pasar página, cosa que no logrará hasta que, al menos, un juez dicte sentencia.

 Esther-Arroyo biquini

La modelo, actriz y presentadora, en sus tierras gaditanas en el verano de 2011.

Compartir
Artículo anteriorLos Beckham ponen a trabajar a su hijo Brooklyn
Artículo siguienteMónica Hoyos y Carlos Lozano, juntos en la Comunión de su hija Luna