El rey abandona el hospital

Don Juan Carlos recibió ayer el alta hospitalaria tras nueve días ingresado a causa de su operación en la cual se le implantó una prótesis de cadera. El rey, que se paró a hablar con los periodistas dijo encontrarse “muy bien”

Compartir

En el parte de alta se señala que el rey ha conseguido prácticamente plena autonomía para los movimientos cotidianos. Por otra parte, don Juan Carlos deberá continuar con las revisiones postoperatorias y el protocolo habitual de recuperación intensiva.

Se trata de la tercera operación de cadera a la que se somete el rey, que ya fue intervenido dos veces en abril de este año. Una tras su polémico viaje a Botsuana y otra pocas semanas más tarde, al desecanjársele nuevamente la cadera durante una recepción

Durante estos nueve días, su recuperación según los doctores que le atienden ha sido plenamente satisfactoria. Sin embargo el Dr. Villamor, su traumatólogo, decidió que el rey permaneciese todo este tiempo ingresado para facilitar su recuperacion y someterse en el mismo hospital a sus sesiones de fisioterapia intensiva, que han facilitado que el rey abandone el hospital con casi plena autonomía a la hora de hacer su vida normal.

Durante su ingreso, don Juan Carlos ha recibido el cariño de los suyos. Todos los miembros de la familia han acudido a verle a la clínica San José, incluyendo la sorprendente visita de su yerno Iñaki Urdangarín y su hija la infanta Cristina. El monarca también recibió la visita de los príncipes y de sus hijas, las infantas Leonor y Sofía. Esta última semana, don Juan Carlos recibió nuevamente las visitas de su hija, la infanta Elena y de la reina doña Sofía.

Don Juan Carlos retomará su actividad oficial esta semana despachando con Mariano Rajoy, presidente del gobierno aunque no está previsto que intensifique su agenda hasta principios de año.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Compartir
Artículo anteriorHalle Berry y Gabriel Aubry llegan a un "acuerdo amistoso"
Artículo siguienteCesc Fábregas y su novia Daniella se mudan a la antigua casa de Shakira y Piqué