El príncipe Harry se despide de Estados Unidos con un partido de polo… y un beso de Karolina Kurkova

El hijo menor del príncipe Carlos de Inglaterra puso el punto final a su triunfal visita a Estados Unidos en Connecticut, donde promovió la organización benéfica Sentebale, la ONG que fundó en 2006 junto al príncipe Seeiso de Lesotho en homenaje a su madre, la recordada princesa Diana.

1.416
Compartir

En estos siete días de visita, de marcado carácter benéfico y solidario, el príncipe Harry ha visitado seis de las principales ciudades estadounidenses y ha participado en numerosos actos benéficos, muchos de ellos en apoyo de los militares heridos en conflicto bélico y de sus esposas, tanto del ejército británico como del estadounidense.

Harry de Inglaterra

El príncipe en un momento del partido, celebrado a beneficio de Sentebale, la ONG que fundó  en 2006 junto al príncipe Seeiso de Lesotho.

Su última cita le llevó al exclusivo Club de Polo de Greenwich, propiedad del multimillonario Peter Brandt y de su esposa, la modelo Stephanie Seymour. Allí, Harry se unió al equipo Land Rover, capitaneado por Malcolm Borthwick, un habitual de la selección inglesa, para jugar el Royal Salute Sentebale Polo Cup contra un equipo liderado por Nacho Figueras, jugador de polo argentino y modelo de Ralph Lauren.

Harry de Inglaterra y Karolina Kurkova

Tras ganar el partido, el príncipe Harry recibió el mejor premio del torneo: un beso de la modelo Karolina Kurkova.

En las gradas, además de las admiradoras de Harry, que son legión, también había numerosos rostros famosos, entre ellos, los diseñadores Jason Wu y Valentino, el duque de Argyll y la modelo Karolina Kurkova, quien felicitó al príncipe con un beso tras el triunfo de su equipo, y con el que más tarde compartió el almuerzo con que la organización puso el broche de oro a la jornada benéfica.

Harry de Inglaterra y Karolina Kurkova