El príncipe Guillermo y los padres de Kate Middleton la visitan en el hospital

El príncipe Guillermo de Inglaterra ha vuelto a visitar a Kate Middleton en el hospital de Londres King Edward VII donde se encuentra ingresada desde ayer aquejada de vómitos severos y deshidratación. La duquesa de Cambridge ha recibido también la visita de sus padres. Katherine está embarazada de menos de 12 semanas. La pareja pensaba hacer pública la feliz noticia el día de Navidad pero han tenido que precipitar el anuncio por el ingreso de Kate. La misma Reina Isabel II se enteró ayer mismo de la buena nueva.  

Compartir

Aunque no se ha especificado el tiempo que la duquesa de Cambridge tendrá que permanecer ingresada, posiblemente en cuestión de días ya pueda regresar a casa, aunque los médicos han advertido que, cuando eso suceda, Kate, que aún no ha cumplido los tres meses de gestación, deberá seguir guardando reposo.

El príncipe Guillermo visitó a su mujer ayer por la tarde y permaneció en el hospital por espacio de dos horas. Hoy ha vuelto al hospital King Edward VII para estar con Kate, lo mismo que también han hecho Carole y Michael, los padres de la duquesa de Cambridge. Además,se esperaba la llegada de Pippa, que vive muy cerca del hospital, para animar a su hermana. El centro hospitalario se encuentra fuertemente custodiado ante la espectación que ha causado la noticia.

Ha sido precisamente su ingreso en el hospital lo que ha precipitado el anuncio de su embarazo, que según la prensa británica la pareja quería haber anunciado el día de Navidad.  La duquesa sufre un episodio de hiperemesis gravídica, una forma severa de los típicos mareos y náuseas que suelen producirse en los primeros meses del embarazo y que pueden producir deshidratación y desnutrición, lo que comportaría un riesgo para Kate y su bebé.

El príncipe Guillermo sale del hospital tras visitar a la duquesa de Cambridge

Guillermo no quiso hacer declaraciones y entró rápidamente en el coche que le esperaba a las puertas del hospital.

La hiperemesis gravídica produce vómitos continuados e incontenibles, pero el tratamiento es simple porque no se trata de ninguna enfermedad, sino de un contratiempo típico del embarazo que no todas las mujeres padecen, y que desafortunadamente en el caso de Kate se ha presentado con especial virulencia, algo que solo les sucede a un 2% de las embarazadas. El problema, debido a un aumento en los niveles de hormonas, desaparece por lo general en la semana 21 de la gestación.

La solución, sin embargo, es tan sencilla como administrar por vía venosa los líquidos y nutrientes que la duquesa no tolera ahora por vía oral. Según los médicos que la atienden, la duquesa de Cambridge, a quien se está administrando suero para corregir la deshidratación, está respondiendo bien al tratamiento: “La situación es la misma de ayer, tendrá que permanecer varios días en el hospital y luego deberá descansar”, ha dicho un portavoz de Clarence House.

Superado este episodio, Guillermo y Kate podrán seguir celebrando su futura y deseada paternidad. El pasado mes de junio, en el transcurso de una entrevista, el príncipe aseguró: «Kate y yo estamos ansiosos por tener nuestra propia familia», y dicho y hecho.

 La puerta del hospital King Edward VII, custodiada

Las puertas del King Edward VII aparecían ayer fuertemente custodiadas.