El príncipe Guillermo no se separa de Kate, que está respondiendo muy bien al tratamiento

El príncipe Guillermo abandonó ayer el hospital Rey Eduardo VII, el centro médico de referencia de la familia real británica, mucho más sereno y sonriente que la jornada anterior, señal de que, como recogen los periódicos brtitánicos, la duquesa de Cambridge está respondiendo muy bien al tratamiento.  Esta vez, Guillermo sí se dirigió a los periodistas, que tienen literalmente sitiado el hospital, para agradecer las felicitaciones y los buenos deseos de los británicos, algo que también recogió un nuevo comunicado emitido por un portavoz del palacio de Saint James: “La duquesa de Cambridge está mejorando. Ella y el duque están inmensamente agradecidos por los buenos deseos recibidos”, decía la nota. Sin embargo, los médicos han dicho que, cuando sea dada de alta, Kate, que pronto cumplirá su tercer mes de embarazo –se dice que podría haber concebido a su hijo a principios de octubre, durante su viaje con Guillermo por el Sudeste Asiático– tendrá que seguir en reposo algunas semanas más.

518
Compartir

A Guillermo, que pasa prácticamente todo el día acompañando a su mujer, se unieron ayer en el hospital Carole y Michael Middleton, encantados con el embarazo de su hija aunque algo preocupados. Y es que Guillermo y Kate pasaban el fin de semana con los Middleton en la casa familiar de Bucklebury, en Berkshire, cuando la duquesa empezó a encontrarse realmente mal.
Con todo, la pareja rechazó una ambulancia y se dirigió por sus propios medios al hospital Rey Eduardo VII, en el que hace unos meses, en plena celebración del Jubileo de la reina Isabel II, también ingresó su esposo, el duque de Edimburgo, por una infección de vejiga.

En los próximos días, las visitas a Kate, entre ellas las de sus hermanos, Pippa, que vive muy cerca del hospital, y James, serán continuadas, como también lo están siendo las felicitaciones a los duques de Cambridge, entre ellas, la de Barack y Michelle Obama, que conocieron a la pareja muy poco después de su boda, durante una visita oficial al Reino Unido: «De parte de todo el mundo de la Casa Blanca, en primer lugar del presidente y de la primera dama, felicitamos al duque y a la duquesa de Cambridge por la buena nueva llegada esta mañana desde Londres de que esperan a su primer hijo», ha declarado Jay Carney, portavoz del presidente de Estados Unidos.

 El principo Guillermo a la salida del hospital

Guillermo abandonó el hospital Rey Eduardo VII de Londres tras haber pasado todo el día con Kate.

Por otra parte, las apuestas ya están en marcha en todo el país: ¿será nio o niña? ¿Y si fueran gemelos? ¿Será parto natural o cesárea? ¿Qué nombre elegirán?
Sobre esto último, la mayoría piensa que, si es niña, los duques de Cambridge podrían elegir el nombre de Diana para rendir un nuevo homenaje a la madre de Guillermo, la recordada princesa de Gales, aunque también se barajan los nombres de reinas inglesas, como Isabel y Victoria.
Si es un niño, podrían elegir el nombre del marido de la reina, Felipe, o Charles, como su abuelo, incluso George, James o Edward, nombres muy repetidos en la monarquía británica.
De momento, lo único que está claro es que el embarazo de la duquesa de Cambridge va estar estrechamente vigilado, principalmente por los dos médicos de confianza de la familia real británica: el ginecólogo Alan Farthing, nombrado en 2008 (el de Kate será el primer bebé real que trae al mundo), que fue quien aconsejó su ingreso al comprobar que había perdido peso y estaba muy deshidratada, y su predecesor, Marcus Setchell, ginecólogo y cirujano de la reina Isabel desde hace más de 20 años.

 El príncipe Guillermo a la salida del Hospital

Ayer, además de Guillermo, visitaron a Kate sus padres, Carole y Michael Middleton.