El príncipe George se lo pasa bomba en su primera fiesta en Nueva Zelanda

Tiene solo ocho meses, pero el hijo de los duques de Cambridge, estrella confirmada del viaje que sus padres están realizando por Nueva Zelanda y Australia, cumplió ayer con su primer acto oficial: una divertida sesión de juego junto a diez niños de su edad.  

6.165
Compartir

Todo tipo de peluches, pelotas, muñecos… y juguetes educativos llenaron uno de los salones de la Casa de Gobierno, residencia del Gobernador General de Nueva Zelanda y representante de la reina Isabel en el país.

Aprovechando que el de ayer era un día sin eventos ni compromisos, y que Guillermo y Kate pudieron disfrutar de su tiempo libre y su propio espacio, entre otras cosas para reponerse del larguísimo viaje de 25 horas, la asociación Plunket, dedicada a la protección de la infancia, organizó esta divertida fiesta para que el príncipe George disfrutara jugando con otros niños de su edad. Eso sí, bajo la atenta mirada de algunas madres, entre ellas, una orgullosísima duquesa de Cambridge… y la bisabuela Isabel II, cuyo retrato presidía el salón.

Kate y GeorgeDe vez en cuando, George abandonaba el terreno de juegos para pasar un ratito en brazos de mamá.

George, precioso con una camiseta blanca y un pantalón de peto, no paró de intimar con los niños y niñas que acudieron a su fiesta, y los eventuales conflictos con alguno de los invitados se solventaban rápidamente, en cuanto que mamá Kate le cogía en brazos para tranquilizarle.
El encuentro, sin embargo, transcurrió sin problemas y en un ambiente festivo animado por la ruidosa locuacidad de los pequeños, elegidos por Tristine Clark, presidenta de Plunket, para que George conociera niños de todos los orígenes: “Este es un país multicultural, y el objetivo es que los duques de Cambridge y su hijo conocieran gente de todos los orígenes”, ha dicho Clark.

George  de CambridgeA George todo le llamaba la atención, y cuanto más colorido, mejor.

Su primer día de estancia en Nueva Zelanda fue perfecto para los duques de Cambridge, y mucho más para el pequeño George, que vivió su primera “reunión tumultuosa” con gente menuda como él. Desde su nacimiento, el niño ha estado al cuidado de sus niñeras, primero la veterana Jessie Webb, de 71 años, que ya fue tiempo atrás niñera de Guillermo y Enrique, y ahora la palentina María Teresa Turrión Borrallo, para la que este viaje está siendo una especie de bautizo de fuego, pero apenas ha tenido ocasiones de relacionarse con otros niños.

George de CambridgeEl bebé de Guillermo y Kate, que está a punto de empezar a gatear, encontró a la perfecta compañera de juegos.

 Hoy, el descanso toca a su fin, al menos para Guillermo y Kate, quienes asistirán a un acto organizado por Plunket, entidad que también apoya y brinda asistencia sanitaria a las familias, en la Real Sociedad de Nueva Zelanda. Aunque en un principio se afirmó que en esta ocasión el pequeño George no acompañará a sus padres, hay quien opina que “todo podría suceder”, dado el arrollador éxito del pequeño próncipe desde su llegada a Nueva Zelanda.

Kate y GeorgeDivertida y tierna imagen de la duquesa de Cambridge con el príncipe George, muy entretenido con el pelo de mamá.

El jueves, sin embargo, parece claro que el bebé real se quedará al cuidado de su niñera. Sus padres, Guillermo y Kate, viajarán a Blenheim, donde les esperan varios actos, entre ellos, un homenaje a los combatientes muertos en las dos guerras mundiales, y una visita al Centro Patrimonial de Aviación Omaka. Después regresarán a Wellington, donde se reunirán con el primer ministro y el líder de la oposición, antes de asistir a la recepción de Estado que el Gobernador General de Nueva Zelanda organiza para ellos en la Casa de Gobierno.

George de CambridgeGeorge y sus amiguitos, metidos ya en harina.

George de CambridgeEl hijo del `príncipe Guillermo y Kate Middleton está precioso.

George de cambridgeEl 22 de abril cumplirá nueve meses.

Kate MiddletonKate, con un cómodo vestido estampado, aprovechó para intercambiar consejos y experiencias con otras mamás.

George de Cambridge