El príncipe Carlos de Inglaterra, un futuro abuelo “marchoso” en Pimlico

El príncipe Carlos de Inglaterra, un futuro abuelo “marchoso” en Pimlico

El príncipe de Gales, Carlos de Inglaterra, está feliz tras saberse que su hijo mayor, el príncipe Guillermo, le va a hacer abuelo. El heredero del trono británico reconoció radiante de alegría: “Es una maravillosa noticia”. Está más lleno de vitalidad que nunca a raíz del anuncio de los duques de Cambridge: “Tengo muchas ganas de ser abuelo”, manifestó en un acto oficial en Hounslow. Como un abuelo muy marchoso, el heredero británico, disfrutó tocando la batería junto a una alumna de la Academia de Pimlico, que visitó con motivo del décimo aniversario del conocido instituto londinense. Ajeno al boato y el protocolo, Carlos de Inglaterra derrochó buen humor y se mostró cercano y espontáneo con los estudiantes y los profesores que se acercaron a él para felicitarle por su futuro nieto.

Príncipe de Gales, duque de Cornualles, duque de Rothesay, conde de Chester, conde de Carrick, barón de Renfrew o señor de las Islas, todas sus distinciones nobiliarias parecen haber perdido brillo ahora para Carlos de Inglaterra que está realmente deslumbrado con la que va a recibir en junio de 2013, cuando su nuera, Kate Middleton, duquesa de Cambridge tenga a su hijo y Carlos de Inglaterra se convierta en abuelo, el más preciado de todos sus títulos ahora.

El principe-Carlos-y una alumna de la Academia Pimlico

El príncipe de Gales, junto a una alumna de la Academia Pimlico, brindó a las cámaras la foto original y alegre de un futuro abuelo con mucha marcha.

Respondió el príncipe de Gales con tranquilizadoras palabras a quienes se interesaron por el estado de salud de Kate y la evolución del embarazo de la duquesa de Cambridge, que con tanto interés se está siguiendo en el Reino Unido y en todo el mundo: “Gracias a Dios, mi nuera está cada día mejor”, ha asegurado. Al parecer, la esposa de Guillermo de Inglaterra ya va superando esas graves molestias que la obligaron a ingresar en una clínica londinense al tiempo que se hacía público su embarazo. La preocupación inicial por el estado de la duquesa de Cambridge ha dado paso al optimismo y Carlos de Inglaterra estuvo encantado de compartir su buen humor con los presentes en la Academia Pimlico, palillos en mano, tocando con energía la batería y haciendo bueno que una imagen vale más que mil palabras, nos brindó a todos la estampa jovial de un abuelo feliz y marchoso.

Artículo anteriorVictoria de Suecia, la mujer de rojo
Artículo siguienteVictoria Beckham se niega a posar con el resto de las Spice Girls