El increíble cambio de Esther Cañadas

La modelo Esther Cañadas, que en los 90 fue una de nuestras tops más cotizadas y un auténtico sex-symbol ha reaparecido hoy irreconocible en los Juzgados de Esplugues de LLobregat para declarar en el juicio que acusa a su ex-marido, Sete Guibernau de fraude fiscal.

Compartir

Esther Cañadas, de 35 años, está prácticamente irreconocible, con la cara hinchada y algunos kilos de más. En nada se parece a aquella chica que se hizo famosa por sus voluptuosos labios y su cuerpo perfecto.

La modelo ha sido llamada a declarar por un prsunto fraude de 2,8 milllones de euros que habría cometido su ex-marido el piloto de moto GP Sete Gibernau en los años 2005 y 2006, periodo en el que vivia con ella.

Al parecer Guibernau se defiende diciendo que en ese periodo su residencia oficial estaba en Suiza, razón por la que no pagó impuestos en España.

La modelo y el piloto se casaron en 2007 después de tres años de convivencia pero sólo llegaron a estar casados un año.

La modelo alicantina ha experimentado un cambio físico importante en los últimos tiempos

Una imagen de Esther cuando estaba en el cénit de su carrera

 

 

Compartir
Artículo anteriorArturo Pérez Reverte en estado puro
Artículo siguienteLa familia real holandesa recibe el año nuevo