¿Cuál es mi tratamiento emblemático?

¿Cuál es mi tratamiento emblemático?

Siempre es un placer viajar a Barcelona, y el pasado fin de semana no fue menos: tuve el honor de ser invitada a dar una conferencia sobre estética en el marco del Congreso Grupo Cosmobelleza, uno de los Salones Internacionales de Estética y Peluquería más importantes del país, además de participar en varias de las actividades programadas.

carmen-navarro1

Desde la organización, me pidieron que definiera cuál consideraba que era mi tratamiento más emblemático, y esta frase me hizo reflexionar, y mucho. Pues, tras cuarenta y un años de carrera como esteticista y empresaria, ¿cuál es el tratamiento que consideraba yo “mi” tratamiento, único y personal?

Me dí cuenta de que no tengo un tratamiento específico que me defina: la piedra angular de mi carrera es mi forma de trabajar. Una filosofía que se aplica a absolutamente todos los tratamientos y, cómo no, también las profesionales que trabajan en mi centro.

carmen-navarro2

Reflexionando sobre el tema de la conferencia, me di cuenta de que hay cuatro claves para definir mi forma de ver la estética.

En primer lugar, excelencia. ¡Sólo me contento con lo mejor! A veces, esa obsesión no ha sido quizás la decisión económica más rentable, pero tanto en cosmética como en aparatología o en personal, siempre busco lo excelente.

En segundo lugar, mi curiosidad. Siempre quiero conocer lo último y lo más nuevo y seguir profundizando en lo que ya sé. Creo sinceramente que todos los días se puede – ¡y se debe! – aprender algo nuevo.

En tercer lugar, siento un enorme respeto hacia mis clientes. Me siento tremendamente agradecida a las personas que me dejan que me acerque a ellas y que confían en mí: por eso, para mí, cada cliente es un mundo.

Y finalmente, no puedo negar que hay algo que marca toda mi carrera: mi pasión por el trabajo. Mi profesión me encanta, y eso se nota, ¡aunque mi familia se queje de que nunca dejo de trabajar!

Creo que esta filosofía de trabajo se puede aplicar a cualquier campo en la vida, y no sólo en la estética. ¿No os parece?

3 Comentarios

  1. ¡Hola, María!
    Abrir un centro en Barcelona es algo que siempre me ha rondado en la cabeza – si viera que existe esa posibilidad, ¡lo haría sin duda! Quién sabe… Hay muchos planes y buenos para este año, ¡ya os iré contando desde este blog!

Dejar una respuesta