Limpieza facial, el primer mandamiento

Limpieza facial, el primer mandamiento

0

Una analogía. ¿Si quisieras pintar las paredes del salón para renovar su decoración, no repararías las grietas y desconchones antes de iniciar la reforma y realizarías una buena limpieza? Con el cutis ocurre igual, para lucir un maquillaje perfecto, es indispensable realizarse a diario, noche y día, un limpiezaimpecable. ¿Cómo? Siguiendo las pautas de una limpieza personalizada
Día y noche. Sin excusas, sin perezas. Si usas base, máscara y blush, es fundamental eliminar los restos antes de acostarte y después, aplicarte tu crema de tratamiento. Por la mañana, limpia de nuevo. La piel también duerme y aprovecha la noche para deshacerse de sebo, células muertas, toxinas….

CN piel madura shutterstock_146566532
¿Con qué? Los suyo es utilizar un producto de limpieza como loción, leche, jabón, ….. que cada uno tiene sus propios gustos, y posteriormente, un tónico que retire los restos de la limpiadora. Las toallitas desmaquillantes, se pueden emplear como recurso de emergencia, pero no de forma continua, ya que no llegan a eliminar completamente los restos de maquillaje y suciedad. Aunque menos es nada.


Para los ojos. Desmaquillar las pestañas, requiere un ritual específico de limpieza, ya que si se realizan gestos agresivos, puedes terminar por perder densidad. Empapa un algodón en desmaquillante de ojos (cerciórate de que está testado oftalmológicamente) y deslízalo del lagrimal hacia el la parte exterior, presionando no tirando. Haz la operación las veces que sean necesarias hasta que retires cualquier resto de rímel. Utiliza un algodón diferente para cada ojo, de esta manera preverás posibles contagios oculares.
Exfoliación. Una vez a la semana si tienes la piel con tendencia a grasa o una vez cada 10 días si tu cutis es normal o seco, te recomiendo que utilices un exfoliante mecánico. No tienes más que humedecer el rostro e ir aplicando el producto con pequeños movimientos circulares que ejerzan un papel de arrastre de las células muertas y restos de sebo y deshechos celulares. Después, aclara abundantemente y aplícate un sérum hidratante.

Compartir
Artículo anteriorOxígeno para tu piel
Artículo siguienteCarlota Corredera, espectacular

No hay comentarios

Dejar una respuesta