Te contamos todos los ‘secretos’ de David Foenkinos, que nos presenta ‘Estoy mucho mejor': “Es una novela optimista”

David Foenkinos se ha convertido en un autor conocido internacionalmente por ‘La delicadeza’, una encantadora novela multipremiada de la que vendió más de un millón de ejemplares solo en Francia. Tras revalidar este éxito con su siguiente trabajo, ‘Los recuerdos’, la editorial Seix Barral edita en España ‘Estoy mucho mejor’, la historia de un arquitecto que tiene unos dolores insoportables de espalda para los que no encuentra remedio médico. En esta tesitura tan negativa decide, sin embargo, tomar las riendas de su vida… Entrevistamos al escritor francés en un céntrico hotel madrileño y se muestra desde el primer momento como alguien cercano, espontáneo y con un lenguaje corporal muy expansivo, propio de alguien a quien no le gusta ‘el postureo’. David Foenkinos no es de los que se ciñe al ‘he venido aquí a hablar de mi libro’ y aprovechamos tal oportunidad para adentrarnos un poco en su vida, obra y, para algunos críticos, ‘milagros’, como ‘Estoy mucho mejor’, que volverá a convencer a sus fans y a los que todavía no lo son.

Compartir

En esta novela, como en otras anteriores como ‘La delicadeza’ o ‘Los recuerdos’, se plantea la posibilidad de una segunda oportunidad, ¿cree que la vida nos las da realmente?

Creo que ‘Estoy mucho mejor’ es una novela optimista. Desde mi punto de vista se trata de reflexionar sobre nuestra propia vida. Plantearnos que hemos hecho bien, qué hemos hecho mal y en qué podemos mejorar. Se trata de hacer buenas elecciones en la vida. En el caso de esta novela es el cuerpo del protagonista el que toma la decisión por él. No sé si se trata exactamente de una segunda oportunidad o de reposicionarse en la vida, de encontrar tu lugar de nuevo. 

A veces hay que escuchar más al cuerpo que a la razón, ¿no?

Sí, por supuesto. Es fundamental a todos los niveles, por ejemplo, cuando nos sentimos atraídos por alguien y no somos capaces de entenderlo… Una gran parte de nuestra vida está regida por algo casi ‘bestial’ de nuestro cuerpo. En muchas ocasiones reacciona por nosotros. La propia protagonista de ‘La delicadeza’ siente extrañeza por la necesidad física que tiene de besar de nuevo a un hombre. Regresa de nuevo a la vida, después de haber perdido a su marido, a través de su cuerpo.

A los 16 años padeció una enfermedad de corazón grave por la que estuvo hospitalizado varios meses. Gracias a esta circunstancia adversa descubrió su vocación por la escritura y su pasión por la lectura… De alguna forma también fue un ‘volver a la vida’…

Fue una segunda oportunidad, efectivamente, porque estuve al borde de la muerte. Después de conocer la enfermedad y estar en esta situación tan grave aprendí a disfrutar de las cosas más intensamente. Retomé el gusto por la vida de una forma mucho más emocional. Me convertí en una persona mucho más sensible a la que le empezó a gustar la pintura, la música, la lectura… De algún modo, algo se desbloqueó en mí y descubrí la escritura.

foenkinos1

Durante un momento de la entrevista en la terraza del hotel Petit Palace Santa Bárbara de Madrid.

 

Otra constante en su producción literaria es la búsqueda del amor… Usted mismo ha declarado que por ser escritor ha podido vivir el amor de una manera más libre… 

¿He dicho yo eso? Seguramente… No necesariamente el amor, también la vida en general, porque soy libre a la hora de crear, en mi cabeza, viajo muchísimo… El hecho de ser escritor interviene en mi relación con las cosas que me pasan en mi vida privada. No tendría el mismo tipo de vida si fuera un banquero. No es que tenga nada en contra de ellos, de hecho me gustan y ahora yo mucho más a ellos -dice con ironía, en alusión a que es un escritor de éxito-… La escritura necesita un modo de vivir libre.

Sin embargo, también es necesaria la disciplina.

La libertad no está reñida con la disciplina. Yo soy una persona muy trabajadora, rigurosa, incluso obsesionado diría yo. He publicado libros, obras de teatro, guiones, preparo películas, acudo a las entrevistas… La locura está en mis libros, pero yo me considero alguien muy riguroso.

La disciplina, por el contrario, no es algo aplicable a las parejas. Según ha declarado usted: “”No hay que trabajar la pareja. Hay que ser feliz”.

Esto lo escribí en uno de mis libros. Considero que sí que hay que hacer esfuerzos en una pareja, pero tienen que ser de una manera natural y voluntaria. Si se hace a la fuerza, la pareja no funciona. 

foenkinos2

El autor ha sido finalista de todos los grandes premios literarios en Francia y se consagró internacionalmente con ‘La delicadeza’, que también ha llevado al cine.

 

No tiene antecedentes familiares en la escritura, su madre era azafata y su padre vendedor. ¿Le apoyaron cuando les dijo que quería ser escritor?

Es cierto que no vengo de una familia literaria y en mi casa no había muchos libros. Nunca les había dicho que quería ser escritor. Escribía para mí, porque era una pasión, pero ellos no estaban al tanto. Yo mismo me sorprendí cuando supe que iban a publicar mi primera novela y que podía ganarme la vida con esta profesión. Mis padres descubrieron que yo era escritor el día que me publicaron, no antes. Mi madre está encantada y mi padre se pone muy contento cuando me ve en la televisión, pero no ha leído ninguna de mis novelas.

Tiene un hijo de 10 años, ¿le gusta leer?

No, a mi hijo le gusta mucho el fútbol. Cuando le dije que venía a Madrid le hizo mucha ilusión porque le encanta el Real Madrid y se conoce el nombre de todos los jugadores. Aunque a decir verdad, su equipo favorito es el Barcelona. Le encanta Neymar. Cuando yo tenía su edad detestaba leer y tampoco tenía unos padres que me animasen a hacerlo. Como ya he dicho, mi enfermedad coronaria fue la que me descubrió la pasión por la lectura. Pienso que no hay que forzar a los niños a hacer nada. Yo estudié música y en la habitación de mi hijo, que ya tiene casi once años, hay un piano y tres guitarras. No le importa lo más mínimo… Yo no le digo que toque la guitarra. Algún día lo aprenderá y si no lo hace, no pasa nada.

La música es su vocación ‘frustrada’…

Sí y no. Creo que estaba predestinado a escribir. Es verdad que me hubiera gustado ser músico. Por eso durante un tiempo le dediqué mis energías y estudié, pero tampoco tenía unas cualidades excepcionales…

Decía recientemente que había recibido ofertas económicamente interesantes, pero que no las aceptó porque no quería perder su ‘anonimato’…

Perder el anonimato es perder parte de tu libertad. Es cierto que en Francia soy un poco conocido y en ocasiones me reconocen por la calle, pero no es lo habitual. En los anuncios de mis libros no aparece mi cara. He rechazado en numerosas ocasiones ser comentarista televisivo, porque yo soy escritor. Estoy muy contento de ser reconocido por mi profesión, pero prefiero no ser conocido físicamente en la medida de lo posible. El otro día en el metro iban dos mujeres a mi lado y una se me acercó y me miró. Le dije: “¿Quería algo?”. Y ella me respondió: “Disculpe, creía que era David Foenkinos”. Y se marchó. Me pareció muy divertido.

david foenkinos

El autor parisino, nacido en 1974, estudió Letras en La Sorbona y tiene formación como músico de jazz.

 

En un mundo donde la tecnología es tan protagonista, ¿prefiere el libro en papel o digital?

Prefiero el libro físico, pero quiero contar una anécdota… Estaba en un pueblo brasileño, en un encuentro literario, y por la noche, en el hotel, me encontré con una editora italiana muy simpática que me dijo que quería leer mis libros. Ella agarró su Kindle -un lector de libros- tecleó ‘Foenkinos’ y 30 segundos más tarde tenía en su pantalla algunas de mis novelas. A la mañana siguiente, en el desayuno, me dijo que se había leído una de ellas. Me pareció fascinante que gracias a la tecnología pudiera hacer eso. Es genial que desde cualquier lugar del mundo se pueda tener un acceso así a la literatura.

Ha visto que es bastante activo en Twitter y a través de esta red social he averiguado que ha estado recientemente de promoción en países tan dispares como Brasil, Canadá, Alemana y Corea, ¿el público y los periodistas reaccionamos de manera diferente a sus novelas?

Me gustan Facebook y Twitter, pero doy una información muy limitada de mi vida. Cuelgo algunas fotos de mis viajes, como Corea, recientemente, o escribo cosas, como hoy desde Madrid, pero es algo que hago de forma selectiva. He tenido la suerte de ser traducido en casi todo el mundo y, efectivamente, el público y los periodistas son diferentes en cada país. En Corea, por ejemplo, se acercan a ti en plan fan, con sus cámaras y teléfonos móviles para hacerte fotos. En Alemania, por ejemplo, los periodistas son mucho más serios y te hacen preguntas muy reflexivas. Para un escritor es muy importante ver que un libro tuyo llega a todo el mundo y eso significa que sabes contar historias, que es a lo que te dedicas.

También escribía recientemente en Twitter que si hubiera estado en Nueva York habría ido a felicitar su cumpleaños a Philip Roth (‘Pastoral americana’, ‘La mancha humana’), ¿es uno de sus escritores favoritos junto a Milan Kundera (‘La insoportable levedad del ser’)?

No lo he conocido personalmente, pero si te digo la verdad no me entusiasma particularmente conocer a la gente a la que admiro. Para mí lo importante es su obra. Claro que me gusta muchísimo Philip Roth. Junto a Milan Kundera y los rusos, como Dostoievski, es uno de mis favoritos. También me encanta Michel Houellebecq (‘Plataforma’). Ahora mismo estoy leyendo muchos escritores alemanes porque estoy escribiendo un libro ambientado en los años 30 en ese país… Estoy con Walter Benjamin, Klaus Mann…

¿Cuándo se publicará esta nueva novela?

No lo sé, porque estoy en pleno proceso de escritura actualmente. Posiblemente saldrá en Francia en septiembre del año que viene. Es un libro en el que llevo trabajando desde hace siete u ocho años. He intentado escribirla en varias ocasiones y lo he dejado. Es la historia de una artista que se llamaba Charlotte Salomon -una pintora judía que murió en el campo de concentración de Auschwitz en 1943 cuando solo tenía 26 años-. Este libro es muy importante para mí.

También estaba trabajando con su hermano Stephane en un guión de una novela inédita de Françoise Sagan, autora de ‘Buenos días, tristeza’, ¿cómo va ese proyecto? 

Desgraciadamente la película no se ha podido hacer, pero posiblemente podremos retomarlo más adelante con otra versión del guión.

Sé que le encantaría dirigir en una película a Natalie Portman… ¿cree que lo logrará?

En ‘La delicadeza’ interviene en un pequeño papel la hija de Steven Spielberg, Sasha, y pensé que ella hablaría con su padre y su padre a su vez con Natalie Portman para hacer el remake americano de la película…. Estoy muy decepcionado porque tanto Natalie como Scarlett Johansson se han casado con franceses, pero no conmigo -nos cuenta, divertido.

Dos de sus novelas se van a llevar también al cine… ¿En qué punto se encuentran las adaptaciones?

‘Los recuerdos’ se está rodando ya y, si todo va bien, ‘Nos separation’ comenzará a rodarse dentro de un mes. Y después ‘Estoy mucho mejor’ también se convertirá en película.

Para escribir un libro no se necesita a nadie, pero para una película hay que coordinar todo un equipo. ¿Cómo fue su primera experiencia como director en ‘La delicadeza’ junto a su hermano Stéphane?

Mi hermano es un gran director de casting y sabe trabajar con los actores. Para hacer una película no se puede improvisar, sobre todo si tienes una actriz tan importante como Audrey Tautou como protagonista. Aunque ya había rodado anteriormente un cortometraje, me preparé muy a fondo para estar a la altura de la situación.

¿Cómo es Audrey Tautou, a quien en España se conoce sobre todo por ‘Amelie’?

Es impresionante. Es una gran profesional. Estaba muy concentrada y cuando decíamos ‘acción’ se transformaba y era capaz de llorar de una manera natural. Nos tenía a todos muy emocionados. Es muy inteligente, muy agradable y comprendía su personaje mejor incluso que yo, que era quien lo había escrito. Es una estrella internacional, llegas a Nueva York y ves sus fotos por todas partes con el anuncio de Chanel Nº 5… Sin embargo, era  tan encantadora que nos decía: “Hermanos, es vuestra primera película y tengo confianza absoluta en vosotros”. Después de rodar cada escena podíamos verla en una pequeña pantalla para ver cómo había quedado. Ella nunca se acercaba, porque tenía plena confianza en nosotros y era muy respetuosa. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorEl rey ya dio ayer sus primeros pasos y se recupera más rápido de lo previsto
Artículo siguiente¿De qué marca son los vaqueros de Letizia?