Daniel de Suecia, de inauguración sin la princesa Victoria

El prínipe Daniel, esposo y mano derecha de la princesa Victoria, heredera del trono sueco, fue el encargado de inaugurar las nuevas instalaciones del Real Club de Tenis de Estocolmo, que ahora cuenta con seis nuevas pistas, una escuela para formar a los más jóvenes en este deporte y amplias zonas verdes para entrenamiento físico al aire libre. El yerno del rey Carlos Gustavo pronunció un breve discurso, conversó con un grupo de «futuros campeones» y, en recuerdo de esta visita, plantó uno de los 120 robles que jalonan el nuevo paseo del club.

2.576
Compartir

Aunque casi todas sus actuaciones consisten en acompañar a su esposa en sus incontables compromisos oficiales, el príncipe Daniel, Daniel Westling de soltero, lleva semanas dando cuenta de su propia agenda, que incluye compromisos y citas relacionadas con la actividad que desarrollaba antes de casarse con la heredera sueca: el deporte.

Hay que recordar que, después de terminar sus estudios y, tras un breve servicio militar, Daniel, de de 39 años, tres más que su esposa, dejó su Ockelbo natal para probar suerte en Estocolmo, donde pronto encontró trabajo en un gimnasio. Fue allí donde en 2002 conoció a la princesa Victoria, al ser nombrado su entrenador personal para ayudarla a ponerse en forma. Y surgió el amor.

Daniel de Suecia

Daniel con un grupo de “futuros campeones” del tenis sueco.

Discreto, callado y a veces misterioso, el tiempo ha demostrado que Daniel es el gran amor de la heredera sueca. La pareja tuvo que emplearse a fondo para defender sus sentimientos y lograr el visto bueno del rey, lo que lograron después de casi seis años de paciente espera. En el proceso, el joven, que es hijo y nieto de empleados públicos y granjeros, lo que ayuda a Victoria a entender mejor los problemas de los más humildes, se ganó la simpatía y el cariño de los suecos, que vieron en su boda con la princesa heredera el más feliz de los finales para su particular cuento de hadas.

Daniel de Suecia

El príncipe, que en 2009 se sometió a un trasplante de riñón, plantó un árbol en recuerdo de su visita.