Croacia: sorprendente en invierno

Croacia también puede ser un destino de invierno, porque junto a las islas paradisíacas del Mar Adriático, los pueblos medievales de Istria o la costa dálmata que seduce durante la temporada veraniega, este país también tiene importantes montañas y áreas con un clima continental de inviernos fríos. Son lugares donde la nieve es habitual durante la última estación del año, lo que aporta nuevos atractivos y permite disfrutar de Croacia desde otro punto de vista. Estos son algunos de los destinos que se pueden visitar siguiendo las estampas clásicas invernales.

936
Compartir

Ambiente navideño y esquí en Zagreb 

La capital croata suele teñirse de blanco durante el invierno. Esto le da un toque especial sobre todo en la época navideña, cuando se convierte en una cita ineludible por el espíritu de sus calles y plazas y los numerosos  eventos que se celebran dentro del Advent Zagreb, una serie de actividades que incluye mercadillos navideños, conciertos por las principales plazas de la ciudad, talleres, visitas guiadas, un mercado de “objetos de arte no convencional”, animación o un belén viviente entre otras, y que cada vez tiene mayor acogida en la capital croata.

Pero Zagreb es también un punto de reunión para los aficionados al esquí, ya que cuenta con una completa estación muy cerca de la ciudad, en el monte Medvednica, conocida como las pistas de  Sljeme, que es nombre de la cumbre. En enero, en la semana de Reyes, tienen lugar dos de las competiciones más llamativas de la Copa Mundial Audi FIS: el trofeo femenino Vip Snow Queen Trophy (4 de enero) y el Slalom masculino nocturno (6 de enero). Estos torneos son un aliciente para pasar unos días esquiando en Zagreb y conocer el completo programa de actividades invernales de la capital.

croacia1

Čazma y su Cuento Navideño

Esta pequeña población situada en los alrededores de Zagreb es conocida por su naturaleza intacta y su agricultura ecológica. Pero en invierno, la atracción principal es la granja de la familia Salaj y lo que han llamado El cuento navideño de Čazma. Empezaron decorando con luces la casa y algunos árboles pero hoy casi cualquier rincón y objeto del exterior de esta granja se ilumina con bombillas de colores, creando un escenario nevado de auténtico cuento de hadas. 

Paisajes nevados en los lagos de Plitvice

Los Lagos de Plitvice, declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, son un espectáculo en cualquier época del año, pero en invierno, si tenemos la suerte de poder visitarlos en temporada de nieve, encontraremos estampas que no se nos olvidarán fácilmente. Están situados en la región de Lika, dentro de un área declarada Parque Nacional, en la que el agua ha diseñado un paisaje formado por 16 lagos de diferente altitud, comunicados por 92 cataratas y cascadas. Recorrer el parque a través de los senderos y puentes de madera es una experiencia única que se complementa con las travesías en silenciosas barcas en los lagos de mayor tamaño. 

croacia2

Esquí y naturaleza en las montañas de Lika-Karlovac

Junto a los lagos de Plitvice, la montañosa región de Lika ofrece otros atractivos puntos para los amantes de los paisajes nevados. Uno de ellos es Mrkopalj, en Gorski kotar, que es la cuna del esquí croata. La conocida estación de esquí de Begovo Razdolje está a sólo unos kilómetros de la localidad. En las proximidades encontramos las montañas Bijele y Samarske stijene, un espacio natural protegido donde podemos contemplar, además, un tejo común que tiene más de dos mil años. Los aficionados al senderismo o al montañismo tienen en este lugar uno de los lugares claves en Croacia, pero por la fascinación de sus paisajes invernales es, igualmente, un destino perfecto para los amantes de la naturaleza.

La región de Karlovac también cuenta con otra de las principales estaciones de esquí de Croacia: el Centro Olímpico Bjelolasica, situado a 620 metros de altura. 

Aguas termales en Eslavonia

La región más oriental de Croacia está moldeada por la fuerza creadora de los poderosos ríos Drava, Sava, Danubio e Ilova y su clima continental hace que el invierno aquí sea frío y nevado. Los amantes de los paisajes de nieve tendrían suficiente con ver las llanuras totalmente cubiertas de blanco, o los parques donde, tras las nevadas, en mitad del resplandor de la nieve destacan los llamativos colores ocres, amarillos y rojizos de algunos palacios, iglesias u otros edificios. Pero quien quiera algo más aquí puede disfrutar de fuentes de aguas termales y de una gastronomía contundente que se saborea siempre junto a una chimenea y un buen fuego.

Compartir
Artículo anteriorBristolbar, un rincón muy 'British' en Madrid
Artículo siguienteLa infanta Elena, solidaria y muy chic