Cristina e Iñaki, 12 meses apartados de la vida oficial

La ausencia de Cristina e Iñaki marca este año la celebración de la Fiesta Nacional. Hoy, 12 de octubre de 2012, se cumple un año de la exclusión de los duques de Palma de la vida oficial por la imputación de Iñaki Urdangarín en el caso Nóos, que cada día se le presenta más complicado. La Fiesta Nacional 2011 fue el último acto de los duques junto a la familia real, de hecho, faltaba menos de un mes para que estallara el escándalo que iba a dar un dramático giro a sus vidas, y que llenó las primeras páginas de todos los periódicos el 7 de noviembre de 2011.
Ese día, los registros realizados en varias empresas relacionadas con Iñaki Urdangarín y su socio, Diego Torres, destaparon una trama de estafa y corrupción que salpicó, y aún hoy sigue salpicando, a la familia real, que veía por vez primera como uno de sus miembros debía responder ante el juez por los presuntos delitos de malversación de fondos públicos, fraude a la Administración, falsedad documental y prevaricación.
Hasta este año, la presencia de Iñaki y Cristina en las celebraciones del Día de la Hispanidad ha sido habitual con solo dos excepciones: en 1997, porque los duques se habían casado el 4 de octubre y se encontraban en plena luna de miel, y en 1999, porque apenas unos días antes, el 29 de septiembre, había nacido su primer hijo, Juan Valentín.

Compartir

Con todo, Cristina e Iñaki se mantienen unidos y muy compenetrados, y así lo han demostrado en más de una ocasión desde que el yerno del rey fuera imputado. Cristina no dejó solo a su marido el pasado mes de febrero, cuando tuvo que declarar ante el juez Castro, y tampoco se separó de él en agosto, cuando trascendió que no sería bien recibido en Marivent. Entonces, la infanta prefirió renunciar a su tradicional descanso familiar en Palma de Mallorca y disfrutar con su marido de unas vacaciones en el Sur de Francia.

Con los príncipes de Asturias y la infanta Elena en la tradicional recepción que se ofrece en el Palacio Real tras el desfile militar.

Compartir
Artículo anteriorPilar Rubio, pregonera "madridista"
Artículo siguienteDuelo de glamour en una fiesta de Chanel en Londres