Sandra Barneda y Nagore Robles, el poder de la normalidad

Sandra Barneda y Nagore Robles, el poder de la normalidad

Por mucho que digamos como cantaba Sole Giménez, ‘cómo hemos cambiado’, lo cierto es que la homofobia existe. Y en dimensiones mayores de las que imaginamos.

Nagore Robles y Sandra Barneda llevan su relación con discreción, aunque en los últimos tiempos la presentadora ha tenido gestos con su novia de manera pública que no habíamos visto hasta ahora.

Sandra Barneda siempre ha esquivado las preguntas sobre su vida amorosa, un gesto que quiero interpretar como discreción. Nunca la he entrevistado pero conozco a gente que sí y digamos que no es del perfil de una Tamara Gorro que te cuenta con pelos y señales todo lo que hace después de que le digas ‘buenas tardes’ (algo que aplaudo, no es una crítica).

La presentadora de Mediaset no ha hablado de su relación con Nagore Robles, quien cuando era pareja de Sofía Cristo era mucho más expansiva a la hora de mostrar sus sentimientos en público. También es verdad que uno tiende a adaptarse a las parejas que tiene al lado. Que se lo digan a Penélope Cruz…

Salir del armario es una experiencia peliaguda y en ámbitos como Hollywood o el fútbol te pueden arruinar tu carrera. Jesús Vázquez o Jorge Javier Vázquez son dos ejemplos de lo contrario, hablan con naturalidad de sus amores, como lo haría un heterosexual. Imagino que para las mujeres puede ser doblemente complicado, precisamente por ser mujeres, porque el machismo es otro mal que está lejos de ser erradicado.

Hace unos días, una presentadora de su misma cadena, cortó en seco a un entrevistado porque dijo que había sido muy amigo de un presentador y su novio. Lo que me llevó a preguntarme si hubiera hecho lo mismo si en lugar de novio hubiera sido novia.

Sandra Barneda, de manera indirecta, puede servir de ayuda a muchas mujeres que mantienen oculta su sexualidad.

Sandra Barneda ahora habla de su sexualidad en contadas ocasiones (que tampoco se trata de que sea todo el rato), pero quizás no le haya resultado fácil. Al final la naturalidad es la clave para afrontar a los indeseables que te pueden juzgar por una cuestión como esta. Los hechos son muy tozudos y cuando estás viendo la televisión no te planteas con quien se acuestan o se levantan los que trabajan en ella. Si eres un buen profesional saldrás adelante, si no acabarás desapareciendo de la memoria colectiva, que es la que manda.

Quizás Sandra Barneda, que ella misma no se pondrá como ejemplo de nada ni para nadie, pueda servir para que otras mujeres se atrevan a dar pasos adelante y tener una vida mejor.

No hay comentarios

Dejar una respuesta