¿Por qué todo el mundo ataca a Carmen Borrego?

¿Por qué todo el mundo ataca a Carmen Borrego?

Parece que se ha puesto de moda atacar a Carmen Borrego, pero la hija de María Teresa Campos, que no es Ordóñez Dominguín, se lo toma con un ‘a mí plim’, como si fuera Carmina.

Carme Borrego se ha convertido en un personaje que da mucho juego a nivel televisivo.
Carme Borrego se ha convertido en un personaje que da mucho juego a nivel televisivo.

Carmen Borrego ha desarrollado toda su carrera profesional (hasta ahora) detrás de las cámaras. A veces a la sombra de su madre y otras no, como su hermana Terelu. Es inevitable. Es como si te apellidas Prat o Prats, que acabas siguiendo los pasos de tus progenitores y muchas veces los caminos se cruzan. Como ha sido el caso.

Carmen tiene su nombre en la profesión y muy bueno, por cierto, pero desde que ha decidido dar la cara, parece que no gusta mucho que funcione como animal televisivo. La hija menor de María Teresa Campos se expresa con soltura, sabe mirar a cámara, esquivar las balas y tirar a matar si es necesario, sin mancharse de sangre. Vamos, lo que se necesita para ser colaborador en el modelo televisivo que en estos años explota Mediaset España.

La hija menor de María Teresa Campos ha evolucionado su estilo en los últimos tiempos para hacerlo más sofisticado y acorde a los gustos televisivos del momento.
La hija menor de María Teresa Campos ha evolucionado su estilo en los últimos tiempos para hacerlo más sofisticado y acorde a los gustos televisivos del momento.

Ayer supimos por Terelu que va a ser comentarista de ‘Supervivientes’. Como para no… Y encima su hermana mayor (Terelu, para que no os liéis) va a ir a Honduras a pasearse un poco o lo que sea, que para eso hay muy buenos guionistas. Lo que se llama un 360º familiar. Hasta ahora Carmen Borrego no era personaje, pero ya lo es.

La semana pasada afloraban los capítulos más duros de su vida (ya lo avisó Mila Ximénez), lo que evidencia que se ha acabado la inmunidad. Ya se sabe que, como dicen en mi pueblo, ‘lo que es bueno para el bazo, es malo para el espinazo’. Cierto tipo de fama es rentable económicamente, pero tiene contrapartidas que no siempre son agradables. Depende de la gestión que uno mismo haga de las cosas. No matemos al mensajero…

La sombra de María Teresa Campos es alargada, pero sus hijas han conseguido tener su propio hueco en solitario.
La sombra de María Teresa Campos es alargada, pero sus hijas han conseguido tener su propio hueco en solitario.

Ignoro las condiciones laborales de los que trabajan detrás de las cámaras y de los que se ponen delante, sobre todo si tienen un apellido potente como es el suyo (detrás del Borrego está el Campos, que es el que vende), pero estoy seguro de que el giro profesional que ha dado Carmen le va a salir muy rentable. Algo que algunos contertulios (no me gusta demasiado la palabra ‘colaborador) que tendrán un caché más bajo que ella, seguramente, deben de llevar regular.

Tengo que admitir mi ‘guilty pleasure’ con Carmen. La prefiero a Terelu. Tal vez por la novedad, qué se yo, los hombres somos así de caprichosos. Me parece más espontánea, menos calculada y segura de sí misma. Muy ‘aquí estoy yo’. No hay nada más que me guste que la gente con autoestima, que pisa con fuerza y que sigue la premisa de Mecano de ‘lo que piensen los demás está de más’, esos juegos de palabras facilones de los hermanos Cano que tanto nos encadilaban a todos en su momento.

Dicho lo cual, como diría la nunca olvidada y creadora de ‘samplings’ lingüísticos Rocío Jurado: ‘Carmen, viva tú’.

José Carlos Bernal, el marido de Carmen Borrego, es un hombre discreto, con quien está encantado su suegra, María Teresa Campos.
José Carlos Bernal, el marido de Carmen Borrego, es un hombre discreto, con quien está encantado su suegra, María Teresa Campos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta