Belén Esteban: la hipocresía de los que la critican

Belén Esteban: la hipocresía de los que la critican

2

Toni Cruz y Josep María Mainat han atacado gratuitamente a Belén Esteban en días pasados, pero no fueron honestos cuando eran productores de ‘Más Que Baile’. ¿A qué viene ahora estos comentarios extemporáneos? 

belen-esteban
Belén Esteban ha aprendido a esquivar los charcos cada vez que alguien sale en televisión atacándola. Su indiferencia está sirviendo para desactivar a satélites que se están quedando sin brillo.

Estos dos productores, que lo fueron todo y ya son un poco menos, se han convertido en actualidad por poner como un trapo a Belén Esteban, cuyo comportamiento en ese programa aceptaron porque les daba audiencia. Sus propias declaraciones están llenas de contradicciones porque, si eran conscientes de que estaban desvirtuando el concurso aceptando que no ganara Edurne, tendrían que haber dado un puñetazo en la mesa. Pero prefirieron seguir ganando dinero. Lo entiendo, pero no su actitud actual.

Decir que hablar mal de Belén Esteban sale rentable no es desvelar el tercer secreto de Fátima, pero todos somos conscientes de que si decidiera retirarse de la televisión o no contestar a los que la provocan muchos se quedarían sin su trabajo temporal/sin ingresos. En la cuneta del mercado televisivo, vamos.

mainat
Mainat y Cruz ‘han abierto’ un melón innecesario y que no deja a nadie en un buen lugar.

El caso de Belén Esteban es extrapolable a Isabel Pantoja, que habrá hecho lo que haya hecho, para qué seguir incidiendo… La tonadillera ha llenado muchas más horas de televisión en ausencia que en presencia. Por muchas exclusivas que de, que no han sido tantas, no ha rentabilizado su imagen como sus detractores, que al insultarla sin paliativos han visto su carrera subir como la espuma desde los infiernos del ostracismo social o económico, o sus palmeros, que han estirado jirones de información para tejer un tapiz falso sobre su persona.

Tanto Belén Esteban como Isabel Pantoja son mujeres que generan grandes pasiones, para bien y para mal, lo que les da estatus de estrellas y le pone unos peldaños por encima de las de su condición. Pero también es un precio muy alto a pagar, sobre todo a nivel emocional. Porque cuesta creer que a uno no le afecten los comentarios insidiosos, las mentiras o la simple inquina.

isabel-pantoja
Isabel Pantoja ha sido una mujer muy atacada desde que se quedó viuda y a veces los comentarios han sido especialmente sangrantes.

Ya he dicho por aquí que Belén Esteban ha aprendido a manejar mucho mejor sus emociones y da la sensación de estar a lo suyo, pero no lo tengo tan claro con Isabel Pantoja, quien sigue rezumando tristeza. En su reciente presentación en Aranjuez, a la que asistí, tuve la sensación que como artista está fuerte, pero como persona frágil.

En un mundo donde las malas noticias tienen más audiencia que las buenas, deberíamos plantearnos cuáles son los mimbres de nuestra naturaleza y si no deberíamos ser algo más empáticos.

Sin ir más lejos, creo que se deberían medir más las palabras que le dedicamos a Alba Carrillo, yo mismo, que cuando escribo sobre ella me baja la audiencia, porque es una mujer perdida en su laberinto. Y deberíamos facilitarle la salida.

Estas cosas representan para mí el espíritu de la Navidad, que se nos echa encima. Y también los valores que deberíamos ejercitar más a menudo: la compasión, el respeto, los buenos modos…

A ver si nos lo traen los Reyes Magos. Por pedir…

alba-carrillo
Alba Carrillo está atravesando uno de los peores momentos de su vida y se ha metido en muchos jardines de los que le está costando salir.
Artículo anteriorPablo Durán (ex de Lolita), nuevo amor, nuevo hijo, nueva vida
Artículo siguiente¿Por qué no acaba de caer bien María José Campanario?

2 Comentarios

Dejar una respuesta