¿Por qué no acaba de caer bien María José Campanario?

¿Por qué no acaba de caer bien María José Campanario?

0
Compartir

No conozco a María José Campanario, ni siquiera me he cruzado con ella en un ‘photocall’, pero, como todo el mundo, tengo una imagen forjada de ella. O más bien tengo la impresión de que no cae bien a la gente, porque no sé muy bien lo que pienso de ella. Para mi su verdad es un enigma.

campanario
María José Campanario no ha conseguido cuajar entre las audiencias televisivas y su vida parece haber perdido mucho interés.

Así nos la han pintado y nosotros nos la hemos creído: en una telenovela, María José Campanario sería la mala durante centenares de capítulos. Al final, quedaría desterrada y la protagonista, en este caso, Belén Esteban, se habría quedado con el chico, Jesulín. Pero esto no es un culebrón, aunque lo parezca, y el resultado ha sido bien distinto.

María José Campanario lleva mucho tiempo apartada de casi todo. Peleando por sacar adelante sus estudios y ahora su profesión en el mundo de la odontología. Sin entrar el trapo cuando se lo han puesto delante. Y lo ha conseguido. Es casi anónima. En televisión se habla de ella por su reciente hospitalización y poco más. Yo creo que ha dejado de interesar. Que no sé si es bueno o malo. Eso lo tendrá que valorar ella. Ya no hay sangre y arena. No hay descalificaciones, enfrentamientos, intervenciones desafortunadas de sus padres, que en el pasado mearon fuera del tiesto en algunas ocasiones… El relato de sus pasos ha pasado del melodrama a la monotonía de una película iraní.

El torero Jesulín de Ubrique y María José Campanario saliendo del hospital Quirón de Sevilla. 16/03/2016 Sevilla
Afortunadamente, María José Campanario ha logrado superar su último bache de salud y ya está estupendamente.

María José Campanario no ha logrado el cariño del público (advierto: lo afirmo sin haber hecho ningún estudio sociológico ni tener pruebas que sustenten esta afirmación). Igual ella es para inmensas minorías, como aquel slogan de La 2 hace unos años. Pero no me consta.

Enfrente tiene a una ‘princesa del pueblo’ que ha podido con todo y que ha demostrado que cuando se toca fondo solo queda subir (tomo prestada esta cita de la película ‘Canta’, que estuve viendo ayer y me fascinó). La guerra ya estaba perdida de antemano.

Belén ha sabido tocar la fibra, las pasiones bajas de las personas, despertar emociones, acuñar frases virales, mirar a cámara con los ojos inyectados de un abanico de sentimientos y rezumar verdad (aunque, qué sabe nadie), mientras que María José aparecía redicha, fría y con un discurso plano, sin gracia, anodino.

belen-esteban
Belén Esteban, némesis de María José Campanario. Ahora parece que los conflictos están desterrados de su vida, aunque recientemente hubo un atisbo de guerra por un premio que iban a dar a Jesulín de Ubrique.

María José Campanario, como digo, no me cae ni simpática ni antipática. Fue condenada por lo que tuvo que serlo y pagó su culpa mediática, pero lo que nadie debe negarle es su perseverancia, su estoicismo y su capacidad de contar hasta mil antes de agarrar el teléfono e intervenir en televisión para arrepentirse después.

Ahora su vida discurre por otros caminos de los que tenemos poca información y se ha construido una cotidianidad nada glamourosa, muy de clase media, sin el relumbrón de la fama torera, pero, seguramente, mucho más feliz.

Y yo, que me alegro.

Compartir
Artículo anteriorBelén Esteban: la hipocresía de los que la critican
Artículo siguiente¡Vuelve, Rosa Benito!
La vida da tantas vueltas que a veces te mareas. Intento mantenerme en pie y con el corazón contento, pero no siempre es fácil. Después de más de 20 años escribiendo sobre famosos y conociendo a unos miles, tiro de mi hemeroteca emocional y de la experiencia vivir para cortar trajes a medida.

No hay comentarios

Dejar una respuesta