Hollande comparece ante la prensa: ‘Son momentos dolorosos. Los asuntos privados se tratan en privado’

Mientras Valerie Trierweiler, la primera dama, seguirá aún unos días ingresada en un hospital de París, aquejada de un «gran ataque de tristeza», como confirmó ayer un portavoz del Elíseo, François Hollande ha dado esta tarde explicaciones a los medios en la conferencia de prensa que el presidente convoca cada seis meses en su residencia.

3.459
Compartir

El prsendiente francés ha compadecido esta tarde ante los medios de comunicación y como era de esperar, las preguntas respecto de su situación sentimental no se han hecho esperar: ¿Es la señora Trierweiler todavía la primera dama?, le han preguntado al presidente. Y Hollande ha contestado tajante: “Cada cual en su vida personal puede tener un momento de dificultad y ese es nuestro caso. Son momentos dolorosos. Los asuntos privados se tratan en privado”.

Lejos de apagarse, la presunta relación del presidente francés con la actriz Julie Gayet se ha convertido en una cuestión de Estado, algo inusual hasta ahora en el país vecino. Además de su presunta infidelidad, la aventura de François Hollande ha destapado importantes carencias en materia de seguridad. ¿Cómo es posible que los autores del reportaje que destapó la infidelidad hayan podido tener tan fácil acceso al presidente? ¿Cómo es posible que nadie supiera que los paparazzi de la revista francesa “Closer” habían alquilado un apartamento justo enfrente del que albergaba los encuentros sentimentales de Hollande y Julie Gayet? Y por último: ¿cómo es que nadie se enteró de que el nidito de amor en cuestión es un apartamento relacionado indirectamente con la mafia corsa?

Julie GayetLa exmujer de Michel Ferracci, actor relacionado con la mafia corsa, es quien prestó a su amiga Julie Gayet el apartamento en el que se encontraba con el presidente Hollande. 

Los encuentros nocturnos del presidente y su amante aparecen descritos con todo lujo de detalles en la revista “Closer”: Julie es la primera en llegar al apartamento, en un Citroën blanco, y minutos después, un guardaespaldas del presidente inspecciona el vestíbulo del edificio antes de dar paso a su jefe, que llega al lugar en un scooter conducido siempre por el mismo motorista. Una vez que su guardaespaldas le da vía libre, Hollande entra en el edificio y, sin siquiera quitarse el casco, se dirige al cuarto piso, donde Julie le espera…

De todo ello tendrá que responder esta tarde François Hollande ante los más de 500 periodistas que se han acreditado en el Elíseo, donde se espera que el presidente también explique sus frecuentes escapadas nocturnas, en una moto oficial, para visitar a su amante en un apartamento relacionado con la banda mafiosa corsa Brisa del Mar, una de las más peligrosas.

Revista CloserFrancia entera se ha enterado del affaire de su presidente a través de la revista “Closer”, que podría ser demandada por François Hollande.

Según relata “El País”, el apartamento, situado en la calle Du Cirque, 20, a dos calles del palacio del Elíseo, es propiedad de Jean-Pierre Discazeaux, un jubilado de 71 años que vive en Biarritz, y que hace dos años alquiló el piso a la actriz corsa Emmanuelle Hauck. Fue ella quien hace algún tiempo le prestó el apartamento a su amiga Julie Gayet, quien necesitaba alojamiento mientras finalizaban las obras de su domicilio, un coqueto estudio en la exclusiva calle Fauburg Saint-Honoré.

Julie GayetJulie, de 41 años, sigue sin querer pronunciarse sobre su aventura con el presidente Hollande.

Las dudas y los temores crecen al saber que Emmanuelle Hauck, una de las mejores amigas de Julie Gayet, estuvo casada con el actor corso Michel Ferracci, padre de sus sies hijos, muy conocido en Francia por haber protagonizado la serie de televisión Mafiosa, y condenado hace poco a 18 meses de cárcel por su relación con el Círculo Wagram, un casino de París donde se lavaba dinero de Brisa del Mar.
Además, después de separarse de Ferracci, hace seis años, Emmanuelle Hauck se unió a otro corso, François Masini, asesinado en Córcega en mayo de 2013 durante un ajuste de cuentas.

François HollandeEl presidente francés, de 59 años, vive las horas más bajas de su popularidad.

Las serias dudas que el affaire y la comentada imprudencia del presidente han creado en torno a la seguridad del jefe del Estado, colocan a Hollande en una situación incómoda y precaria, en uno de los momentos en los que su popularidad alcanza sus cotas más bajas. Algunos observadores, sin embargo, dudan en este caso de la lealtad del ministro del Interior, Manuel Valls, muy cercano a Valerie Trierweiler, y también del expresidente Nicolas Sarkozy, quien según la prensa gala podría haber tendido una trampa a su sucesor en el Elíseo.

Valerie TrierweilerValerie Trierweiler, que cumplirá 49 años en febrero, seguirá ingresada unos días más para superar su “gran ataque de tristeza”, como lo ha definido un portavoz del Elíseo.