Concha García-Campoy muere a los 54 años víctima de una leucemia

La periodista Concha García Campoy ha muerto hoy a los 54 años en el hospital La Fe de Valencia víctima de la leucemia que padecía desde 2011. La periodista, que sufrió una recaída en las últimas semanas

4.996
Compartir

Sus últimas horas las ha pasado en coma irreversible, según su marido, el productor Andrés Vicente Gómez, luchando hasta el último momento. Manuel Campo Vidal, director de la Academia de la Televisión y gan amigo de Concha señaló a través de Twitter que los medicamentos que tomaba le habían producido un coma hepático.

Era la Navidad de 2011 cuando Concha García Campoy supo que tenía leucemia. Rápidamente comenzó su tratamiento para lucha contra la enfermedad. Ella misma anunció en su cuenta de Twitter que dejaba su trabajo en el informativo de la mañana de Telecinco para someterse a tratamiento “Tento cariño me va a curar!. Tengo leucemia pero también ánimo de lucha, buenos médicos y muchísimo afecto”

En junio de 2012 se sometió a un complicado transplante en el hospital de La Zarzuela de Madrid, consistente en generar una médula sana con células madre sanas tomadas antes de su tratamiento de quimioterapia. Pero esta operación tampoco resultó. Continuando su infatigable lucha contra la enfermedad, Concha viajó en marzo de este año a Nueva York donde pidió nuevas valoraciones médicas y finalmente se sometío a un nuevo transplante en el hospital la Fe de Valencia, recibiendo las células de cordón umbilical de un  donante anónimo, una técnica revolucionaria qu nunca antes se había realizado en España. Recibió el alta el pasado 2 de abril. Los tres primeros meses después de la operación parece ser que eran claves y finalmente Concha no ha podido con la enfermedad.

En toda esta lucha, la querida periodista ha contado con todo el apoyo de su familia. Su marido, Andrés Vicente Gómez y sus hijos, Berta de 14 años y Lorenzo, de 19.

Compartir
Artículo anteriorFriso de Holanda, que sigue en coma, regresa a casa
Artículo siguienteLos príncipes, cómplices y enamorados en la Sierra de Guadarrama