Colate, “ligando” en el parque

Corren buenos tiempos para Nicolás Vallejo-Nájera y es que ha llegado a un acuerdo con Paulina Rubio respecto a la custodia de su hijo, Andrea Nicolás. Esto le ha cambiado completamente el carácter al empresario español, al que vimos de lo más feliz en un parque cercano a su residencia en Miami, disfrutando de una tarde de juegos con su pequeño y “ligando” con una guapa madre.

594
Compartir

El exmarido de Paulina Rubio se subió a los columpios con su hijo, bromeó con una pelota de Mickey, le llevó por los aires cogido de los brazos y le dedicó todo su tiempo y cariño, ante lo cual el niño, de dos años y cuatro meses, se mostró encantado y no paró de reír. Colate también participó en los juegos de su hijo junto a otros amiguitos e incluso tuvo atenciones con la guapa madre de uno de los amigos de su hijo con la que estuvo charlando un rato e intercambiándose el teléfono. 

Colate en Miami

 

Colate, muy cariñoso con su hijo Andrea Nicolás, de dos años, nacido de su matrimonio con Paulina Rubio. 

Además de haber llegado a un acuerdo con Paulina Rubio –le tendrá que pagar a su ex la cantidad de 189.548 euros en tres años– al empresario también le hace feliz el hecho de haber conocido a una mujer especial que ha entrado a formar parte de su vida. Colate ya fue fotografiado junto a Alegría Beracasa, una joven venezolana, de 22 años, que le ha devuelto la ilusión a su vida. Así comentaba en Twitter: Tengo una nueva alegría en mi vida. ¡Viva Venezuela!”. Así, tras haber pasado un año horribilis, Nicolás Vallejo-Nágera, de 40 años, ahora vuelve a disfrutar de la vida y lo hace junto a su pequeño Andrea Nicolás, nacido el 14 de noviembre de 2010, y la espectacular Alegría, quien como su nombre indica solo le ha traído felicidad y cosas buenas a su vida.

Colate y Paulina Rubio se casaron el 30 de abril de 2007, en una ceremonia celebrada en la Riviera maya. Sin embargo, la felicidad de la pareja no llegó a los cinco años y a principios de 2012 anunciaron su separación. El divorcio fue muy conflictivo, con duras acusaciones por ambas partes y fue necesario un mediador para que llegaran a un acuerdo, que finalmente han conseguido.