Charlene Wittstock, shopping de día, princesa de noche

Al contrario que otras princesas europeas, como pueden ser Mary de Dinamarca y la duquesa de Cambridge, que en estos tiempos de crisis alternan la alta costura con la llamada moda low cost, Charlene de Mónaco sigue decantándose por las grandes firmas a la hora de renovar su vestuario. Así volvió a demostrarlo hace solo unos días. La exnadadora sudafricana, quien desde su boda con el príncipe Alberto de Mónaco, el 1 de julio de 2011, ha conquistado a los monegascos con su estilo sencillo, clásico y siempre elegante, se trasladó a París para hacer realidad el que hubiera sido el sueño de cualquier mujer: pasar unas horas recorriendo las mejores boutiques de la Avenue Montaigne, donde se congregan las principales marcas de moda internacional, para renovar su vestuario.  

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Charlene, a las puertas de su casa en París, tras la larga jornada de compras.

Vestida de manera cómoda y casual, con un conjunto en tonos beis, sandalias sin apenas tacón y bolso de Louis Vouitton, Charlene acabó la jornada cargando el coche con un sinfín de bolsas de Ralph Lauren, Dior, Chanel… camino de su domicilio parisino, donde descansó unas horas antes de volver a salir, ahora con un impresionante vestido rojo, para cumplir con una cita oficial antes de regresar a Montecarlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras descansar unas horas en su residencia parisina, Charlene se puso este espectacular vestido rojo para cumplir con un compromiso oficial.

 

Compartir
Artículo anteriorLook del día: Alexa Chung en los desfiles de Londres
Artículo siguienteCarlota de Mónaco, invitada de excepción en el front row de Gucci en Milán