Charlene vuelve a Mónaco: “Alberto es el amor de mi vida”

Tras su polémica ausencia en la coronación de Guillermo y Máxima, Charlene regresó a Mónaco. En Sudáfrica afirmó: “No me presiono con ser madre: sucederá. Si sucede, sucede”

 

5.375
Compartir

Si sonada -y polémica- fue su ausencia, discreta fue su reaparición en el principado. Charlene desapareció del mapa de la realeza mundial en la ENTRONIZACIÓN DE GUILLERMO Y MÁXIMA DE HOLANDA, cuando Alberto -único príncipe soberano entre el resto de los convidados, que eran todos príncipes herederos- acudió solo a la primera gran cita royal del año.

Charlene de Mónaco reapareció ayer en Mónaco

Antes de volver a Mónaco declaró en Sudáfrica: “Ahora ya me he asentado y creo que los niños vendrán”.

El principado ENSEGUIDA ACLARÓ que Su Alteza Serenísima estaba en Sudáfrica, su país natal, cumpliendo unos compromisos de su fundación y en la boda de unos íntimos amigos, algo que tenía comprometido desde antes que se supiera la abdicación de le reina Beatriz. Explicación que no convenció a nadie, por lo que enseguida saltaron las alarmas -eternas alarmas por otro lado- de crisis en la pareja.

Allí, en Sudafrica, la princesa quiso salir al paso de todo lo que se ha dicho en una entrevista que concedió al diario Sunday World: “No me presiono con ser madre. Sucederá. Si sucede, sucede (…) Yo quería que mi fundación se pusiera en marcha. Quería tener los próximos meses resueltos y ahora, realmente me puedo tomar un descanso. Tuvimos una gran boda. Fue un gran cambio. Ahora ya me he asentado y creo que niños vendrán“. Define a su marido, Alberto de Mónaco como “el amor de mi vida” y continúa: “No cambiaría nada de lo que he vivido, porque, sinceramente, no creo que sería la persona que soy hoy si no hubiera pasado por eso (…) El punto culminante de mi carrera fueron los Juegos Olímpicos. Cuando entré en el estadio, sabiendo que había logrado un sueño que había tenido desde que tenía ocho años”.

Charlene y Alberto de Mónaco

Los príncipes presidieron la gala de entrega de premios a La Mujer del Año.

La princesa está encantada con la fundación que preside: ““Es muy bueno volver a casa y ayudar a la gente que conozco y que trabaja muy duro para entrenar a los niños. Estas son las personas que quiero apoyar.”

Charlene regresó ayer al principado para presidir con su marido la entrega de premios a La Mujer del Año. Discreta, como siempre, y con un estilismo perfecto, aunque frío, como es habitual en ella, la princesa monegasca quiso dar por zanjados así los rumores. Esta imagen de Charlene contrastaba con la de su cuñada, Carolina de Mónaco, que, en su ausencia, ACOMPAÑÓ A ALBERTO EN VARIOS ACTOS EL PASADO FIN DE SEMANA, cuando volvió a ejercer de perfecta e insustituible imagen del principado.

Charlene y Alberto de Mónaco en la entrega de premios a La Mujer del Año

Los príncipes de Mónaco, de nuevo juntos tras los rumores motivados por la ausencia de Charlene en la entronización de Guillermo y Máxima.

Charlene y Alberto de Mónaco en la entrega de premios a La Mujer del Año

Charlene y Alberto presidieron la entrega de premios a La Mujer del Año en Montecarlo.

Charlene regresó ayer a Mónaco

En Sudáfrica Charlene manifestó: “Tuvimos una gran boda. Fue un gran cambio. Ahora ya me he asentado y creo que niños vendrán“.