¿Está triste y nostálgica Charlene de Monaco? Nuevas especulaciones tras el baile de la Cruz Roja

Charlene y Alberto de Mónaco volvieron a aparecer juntos en una de las más glamourosas citas del año  en el Principado. Tras dos años de matrimonio, la pareja sigue sin descendencia y la mirada de la princesa cada día se tiñe más de nostalgia. En una crónica firmada por Sabine Glaubitz para ‘El Mundo’ desde Monte Carlo, se afirma: “Hace apenas tres años, Charlène y Alberto de Mónaco bailaban enamorados durante la glamurosa gala de la Cruz Roja. Pero en esta edición 65 de la velada benéfica, celebrada en la noche del viernes, la princesa parecía ausente y triste. Sólo en raras ocasiones su mirada se cruzó con la del príncipe Alberto e incluso se notó cierta rigidez cuando posaron juntos ante las cámaras”.

9.443
Compartir

Al margen de las especulaciones, hay que destacar que el Sporting Club de Montecarlo volvió a ser el centro del glamour monegasco con una de sus citas sociales más importantes: el Baile de la Cruz Roja. Este año celebraba su 65ª edición y a ella por supuesto no faltaron el príncipe Alberto, jefe del Estado de Mónaco, y su esposa, Charlene. En esta ocasión se les unió la hermana del monarca, Carolina, quien estuvo ausente el año pasado.

Charlene-de Monaco

Charlene y Alberto inauguraron el baile, como es tradición.

Los tres posaron muy distendidos ante la prensa. Sobre todo Carolina, quien desde que se ha estrenado como abuela gracias a su primogénito, Andrea, y espero otro nieto de su hija Carlota, no deja que la sonrisa abandone su rostro.

Charlene y Alberto fueron los primeros en lanzarse a la pista de baile, mostrándose tan comedidos en sus gestos como acostumbran. Esto ha provocado que casi desde el principio de su matrimonio se hable de crisis entre ellos, e incluso de montaje y farsa, algo que de vez en cuando desmienten sin darle importancia. Y el hecho de que sigan sin tener descendencia acrecenta aún más esta supuesta debilidad. Ante esta circunstancia, la propia princesa aseguraba recientemente a un diario francés: “Eso pasará, eso pasará…”

Charlene-de Monaco

Charlene y Alberto, a su llegada al Sporting Club de Montecarlo.

Unas fotos de Charlene navegando en un yate el pasado julio por el Mediterráneo junto al maduro millonario estadounidense Dennis Washington, de 78 años, causaron un gran revuelo en el pequeño país y avivaron los rumores de distanciamiento, máxime cuando a la princesa se le veía sonriente y distendida, como no acostumbra en los actos oficiales. Él participa en la nueva fundación creada por la sudafricana, con la que pretende ayudar a los niños más desfavorecidos a través de la natación, su antiguo deporte.

La reaparición de la real pareja en el pasado Baile del Amor hizo callar algunas voces, pero no todas. La princesa sonríe, pero parece triste; el príncipe sonríe, pero se comporta de manera fría y distante. 

Charlene-de Monaco

Un gesto elocuente: la princesa mirando a su marido, y él hacia otro lado…

Charlene-de Monaco

Un momento del primer baile de la noche.

Este último Baile de la Cruz Roja no congregó a más miembros de la familia real monegasca, salvo la mencionada Carolina, lo que deslució un poco la gala. Pese a todo, esta continúa siendo un importantísimo evento benéfico, que esta vez contó con la presencia de la estrella internacional Michael Bolton y la animación musical del italiano Eros Ramazzotti y del dj francés Bob Sinclair

Charlene-de Monaco

Charlene de Mónaco, de 35 años, durante la cena de gala previa al baile.

 

Compartir
Artículo anteriorLa duquesa de Alba disfruta de Ibiza con su hija Eugenia
Artículo siguienteCanapés de mayonesa con jamón