Charlene, la fan más entusiasta de Sudáfrica

Aunque se retiró en 2007 de la natación en activo, la princesa de Mónaco sigue muy vinculada al equipo olímpico de esta modalidad deportiva, como pudo verse en el contagioso entusiasmo que derrochó en el palco de autoridades cuando presenció junto a su esposo, el príncipe Alberto, las victorias de Cameron Van Der Burgh, oro en 100 metros braza y nuevo récord mundial, y Chad le Clos, oro en 200 metros mariposa. Charlene, que en su día integró el equipo de natación sudafricano para los Juegos Olímpicos de Sídney en 2000, donde conoció a Alberto, había invitado a los nadadores sudafricanos a un campamento de entrenamiento en el principado del  8 al 22 de julio, antes de la inauguración de Londres 2012.    

390
Compartir

 En un comunicado, Charlene indicó que le gustaría que estos muy prometedores jóvenes atletas se beneficiaran de las mejores condiciones antes de los juegos. Aunque Cameron y Chad eran favoritos desde el principio, el apoyo incondicional de Charlene antes y durante los juegos fue el mejor talismán para ellos.

Celebrando la victoria, al margen de todo protocolo.

A juzgar por los resultados obtenidos por los nadadores sudafricanos, no ha podido resultar más eficaz la conexión que se creó entre la princesa y sus excompañeros, que le recordaron viejos tiempos, y con los que estableció unos lazos de amistad que justifican el desbordante entusiasmo de Charlene durante la competición. 

Alberto se fue contagiando de la espontaneidad de Charlene.

Sin duda, Londres les habrá traído buenos recuerdos a Alberto y a Charlene, ambos deportistas olímpicos. El príncipe participó en cuatro juegos de invierno compitiendo en Bobsleigh, y Charlene consiguió un quinto puesto en relevos 4 x 100 por equipos en Sídney, justamente la ciudad en la que se conocieron hace 12 años, por lo que para ellos el ambiente olímpico no deja de tener una connotación romántica.

El doblete del equipo sudafricano, dos oros, la hizo feliz.

Compartir
Artículo anteriorKate y Guillermo, fans de Zara Phillips
Artículo siguienteLa reina acompaña a Froilán y Victoria a clases de vela