Alberto y Charlene, una pareja “acompasada” en Florencia

Tras las minivacaciones en solitario de Alberto de Mónaco en Marbella, los soberanos monegascos viajaron a Florencia para presidir el Bal du Lys, un evento de carácter benéfico que tuvo su primera edición en 2010, con la princesa Carolina como invitada de honor. Tras unas cuantas semanas de agendas separadas, lo que empezaba a impulsar de nuevo los rumores de crisis que acompañan a la pareja desde su boda, Alberto y Charlene ofrecieron su estampa más feliz en Florencia, donde presidieron el Bal du Lys. Se trata de una iniciativa solidaria de Alessandro Giusti, Cónsul Honorario de Mónaco, quien introdujo la idea de crear una gala benéfica al estilo del Baile de la Rosa, que se celebra cada primavera en Montecarlo a beneficio de la Fundación Princesa Grace. En este caso, la recaudación estaba destinada a la fundación que preside el príncipe Alberto y a los museos florentinos.

Compartir

A su llegada a la capital toscana, Alberto y Charlene fueron recibidos por el alcalde de la ciudad, Matteo Rienzi, en el Palazzo Vecchio, y tras el tradicional intercambio de regalos, un libro antiguo de Florencia para el príncipe y una bufanda para su esposa. recorrieron algunos de los rincones más emblemáticos de la ciudad, recibiendo un sinfín de muestras de cariño y afecto por parte de los florentinos.

Por la noche, la pareja se unió a los cerca de 300 invitados que se dieron cita en el Salón Blanco del Palacio Pitti para asistir al baile, en el que Charlene brilló con luz propia con un precioso vestido negro sin espalda y un nuevo y muy sexy corte de pelo.

La pareja se encargó de abrir el baile.

Charlene estaba espectacular, con un vestido negro sin espalda y un nuevo y muy sexy corte de pelo.