Charlene de Mónaco y Corinna, juntas en el funeral de Mandela

La princesa Charlene de Mónaco, sudafricana de nacimiento, no faltó ayer al funeral de su buen amigo Nelson Mandela al que acudió acompañada por la princesa Corinna Sayn Wittgenstein, actual asesora de la primera dama monegasca.

5.714
Compartir

Desde hace unos meses, Corinna, la “entrañable amiga del rey Juan Carlos”, con quien dice que sigue en contacto, se ocupa de asesorar a la esposa de Alberto de Mónaco. Ya a principios de octubre acompañó a la delegación monegasca en el viaje oficial a Rusia donde no se separó de Charlene, como ha ocurrido ahora en Johannesburgo, donde ocuparon uno de los palcos de atoridades en el que coincodieron, entre otros con Rania de Jordania y Kofi Anan. No muy lejos se encontraba el príncipe Felipe de Borbón, aunque no se produjo lo que hubiera sido una incómoda coincidencia entre el heredero español y la aristócrata alemana.

charlene-corinna-1

Gracias a la experiencia de Corinna, Charlene ha ido ganando en seguridad en su papel de primera dama.

No cabe duda de que la experiencia de Corinna, cuya amistad con el príncipe Alberto dura ya años, le está resultando muy útil a Charlene quien se desenvuelve cada vez con mayor seguridad en estos acontecimientos de relieve internacional. La princesa alemana vive a caballo entre Nueva York y Mónaco, donde reside en los apartamentos Le Montaigne , de 100 metros cuadrados que cuestan seis millones de euros y entre 10.000 y 15.000 euros mensuales alquilados. En su momento, Corinna ya acompañó a Alberto en la visita oficial del príncipe a España en 2008, cuando la princesa estaba relacionada con el rey Juan Carlos. Fue una de las invitadas el 1 de julio de 2011 en la boda de Alberto y Charlene y sigue vinculada a los Grimaldi a través de Charlene.