Charlene de Mónaco vuelve a sonreír

Charlene de Mónaco dejó aflorar su lado más relajado en la fiesta del 50 cumpleaños del exjugador de voley playa Jan Kvalheim, que tuvo lugar en Noruega. A su lado estaba su marido, el príncipe Alberto, igual de sonriente que ella.

Compartir

Pese a que en los últimos meses la princesa de Mónaco se mostraba más bien seria y con gesto melancólico, parece que solo era algo pasajero. Así al menos se desprende de su última aparición pública junto a su marido, Alberto de Mónaco, con quien asistió a las celebraciones del 50 cumpleaños del antiguo jugador de voley playa  noruego Jan Kvalheim

Para ello la pareja viajó hasta la famosa localidad de vacaciones de Kragero, en el país escandinavo. Allí, además de disfrutar de unos días de vacaciones, se reunieron con su amigo con ocasión de un aniversario tan especial. 

Charlene-de-Monaco

La real pareja, junto al jugador Jan Kvalheim y las hijas de éste.

El deportista retirada se sintió muy orgulloso de contar con el monarca a su lado, tanto que incluso jugaron un partido de voley playa. En ese momento, Alberto, de 55 años, se enfundó en una camiseta de licra, que evidenciaba su gran curva de la felicidad, o sea, una barriguita más que destacable. “Alberto es un amigo al que conozco desde hace años -dijo Kvalheim. Él es un apasionado del voleyball. De hecho, tiene su propia cancha de voley en casa”. 

Charlene, de 35 años, presenció el partido encantada. Posteriormente, por la noche, acompañó al príncipe a la cena de cumpleaños, donde mostró una sonrisa radiante. Alberto y ella pasarán unos días más de gira por Noruega antes de regresar al Principado para asistir a la boda de Andrea Casiraghi, sobrino de Alberto y segundo en la línea de sucesión al trono, con Tatiana Santo Domingo, el próximo 31 de agosto.

Mientras Alberto y Charlene no tengan hijos propios, el primogénito de Carolina de Mónaco seguirá ostentando esta posición. Parece que, tras dos años de matrimonio, la pareja sigue sin tener prisa pensando en su descendencia.

Charlene-de-Monaco

Charlene Wittstock, de 35 años, lució un estilizado conjunto asimétrico  en color negro.

La pareja se muestra unida, al menos en público, dejando atrás los recientes rumores que hablaban de un supuesto romance de Charlene con el jugador de rugby Byron Kelleher, de 36 años, un amigo común, que incluso asistió a su boda, y que actualmente es el director técnico del equipo de rugby de la Fundación Princesa Charlene. Se dice que ella estaba con este hombre en Sudáfrica mientras Alberto asistía a la entronización de Guillermo de Holanda, el pasado 30 de abril.

Charlene-de-Monaco

La princesa, en un gesto muy relajado.

Compartir
Artículo anteriorGonzalo Miró y su novia, Ana Isabel Medinabeitia, dos enamorados en Ibiza
Artículo siguienteShakira y Milán, vacaciones en Francia con los suegros