Charlene de Mónaco, sola en Nueva York, rinde homenaje a la princesa Grace

La sudafricana Charlene Wittstock, esposa del príncipe Alberto de Mónaco, estuvo sola sobre la alfombra roja de los Premios Princesa Grace en Nueva York, para RENDIR HOMENAJE A SU RECORDADA SUEGRA, Grace Kelly. Charlene de Mónaco ejerció de perfecta anfitriona en la gala de entrega de estos premios, que vienen concediéndose sin interrupción desde la muerte de la princesa Grace, en 1982, cuando su viudo, el príncipe Rainiero, puso en marcha la Fundación Princesa Grace. EN LA ANTERIOR EDICIÓN acompañó a Charlene en el evento su esposo, Alberto II.

5.135
Compartir

Como en anteriores ocasiones un buen número de artistas relacionados con el cine, el teatro, la música y la moda, se dieron cita en la cena de gala previa a la entrega de premios a los que siguió una fiesta. A sus 35 años y después de haber celebrado su segundo aniversario de boda el pasado 2 de julio, la princesa Charlene va cobrando cada día un mayor peso en el Principado, donde los monegascos van identificándose con su discreción y la elegante imagen que da la exnadadora de Mónaco por todo el mundo.

Charlene de Mónaco sola en Nueva York en la entrega de los 'Premios Princesa Grace

Charlene, de 35 años, eligió el negro y un modelo en la línea del glamour hollywoodiense que tan bien encarnó la desaparecida Grace Kelly.

No estuvo tampoco junto a la princesa de Mónaco SU ACTUAL ASESORA, Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, que últimamente venía acompañando a Charlene y a su esposo en diversos actos oficiales y se decía que se había convertido en la consejera de la princesa en temas de protocolo…
Recordemos que la amiga del rey Juan Carlos tiene un lujoso apartamento en Le Montaigne de Mónaco, de donde es una de sus privilegiadas y acomodadas residentes, y tiene buenos lazos con los Grimaldi desde hace años, de hecho asistió como invitada en su día a la boda de Alberto y Charlene de Mónaco, y hace apenas tres semanas estuvo con los príncipes soberanos del Principado en la Gran Manzana, donde Alberto participó en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, mientras Corinna ejercía de perfecta dama de compañía con Charlene almorzando con la princesa en un selecto restaurante neoyorkino.

Charlene de Mónaco sola en Nueva York en la entrega de los 'Premios Princesa Grace
Desde el coctail de recepción hasta el baile final, Charlene representó de manera sobresaliente en el salón Cipriani a los Grimaldi.