Charlene de Mónaco brilla en la entrega de los premios Princesa Grace, en Nueva York

Los soberanos monegascos presidieron en Nueva York la entrega de los premios Princesa Grace, galardones que distinguen a los artistas más emergentes y comprometidos en las áreas del teatro, la danza y el cine, y que este año celebran su 30 aniversario. Finalizado el viaje oficial que les llevó a Lituania y Polonia durante más de una semana, lo que les impidió acudir a la boda del príncipe Guillermo de Luxemburgo con la condesa Stéphanie de Lannoy, Alberto y Charlene pusieron rumbo a Nueva York para rendir homenaje un año más a la recordada princesa Grace, madre del actual soberano monegasco, en otro tiempo icono de Hollywood y ganadora de un Oscar (La angustia de vivir, 1954), e inspiradora de estos premios, que vienen entregándose sin interrupción desde su muerte, en 1982, cuando su viudo, el príncipe Rainiero, puso en marcha la Fundación Princesa Grace. Los invitados al evento, que como en ocasiones anteriores reunió a un buen número de artistas relacionados con el cine, el teatro, la música y la moda, este año en Cipriani 42nd Street, se rindieron a la naturalidad de Charlene, quien ya acompañaba al príncipe Alberto a esta gala antes de contraer matrimonio. En esta ocasión, la princesa monegasca brilló con un vestido de noche de terciopelo blanco, con cuello halter, y el pelo recogido.

Compartir

Charlene llevó un vestido de terciopelo blanco y cuello halter, y el pelo recogido.