Carmen Lomana: “Con los años Letizia iba a parecer una brujita y tras operarse está divina”

Siempre impecable y perfecta, con estilo, elegante y físico impresionante. Acaba de celebrar sus cumpleaños (65 según nuestros cálculos, aunque ella asegura que le ponemos alguno de más, sin especificar cuántos), pero puede hacer palidecer a muchas que podrían ser sus hijas. Carmen Lomana nos habla de belleza, de cómo se mantiene en forma, pero tampoco tiene problemas para meterse en temas más controvertidos como la monarquía:  “El futuro es negro porque se lo están labrando ellos, empezando porque piensan que tienen todos los privilegios y ninguna obligación, porque se han casado con la vecinita de enfrente y así nos han salido”. Así es Lomana, sin pelos en la lengua. 

15.470
Compartir

¿Cuánto le debes a la genética?
No me machaco nada en el gimnasio, no me muevo y camino lo justo, porque como mi abuela decía “no hay que gastarse”. Creo que le debo un 90% a la genética y el 20% a una alimentación siempre estupenda, equilibrada y sin grasas (solo tomo una cucharada de aceite al día) y a no haber hecho nunca regímenes brutales. Hay que disfrutar de la vida, porque lo que eres por dentro se refleja fuera: Hay mujeres que se agreden, que siempre se están juzgando y se convierten en unas neuróticas, por eso no me extraña cuando ves mujeres guapísimas que no tienen novio. No hay quien las aguante..

¿Cómo te cuidas?
Nada más levantarme me tomo un gran vaso de agua caliente con una ampolla de té verde, alcachofa y aloe vera. A los diez minutos un zumo de verduras con apio, pepino, jenjibre, tomate y luego una tortilla de proteínas, fruta como papaya, mango o granadilla y té con leche de avena o arroz. A media mañana me tomo el zumo de naranja. Soy vegetariana de mamíferos desde los 18 años, con lo único que peco es de vez en cuando con el jamón. Me parece primitivo comer carne.

¿Y cuando vas de fiesta, qué haces?
Siempre voy cenada y enredo con la comida, pero no como, y en los cócteles no puedes estar con una copa en la mano, un canapé en la otra y saludando la gente. Además, no hay nada peor que besar a alguien y que huela a salmón.

¿Cómo sales a la calle en tu día a día?
Me doy una crema con color y polvos de sol, labios muy claros y máscara de pestañas por la mañana. No hay nada más patético que una señora ya mayor sin cuidar y sin maquillar, pero también no hay nada más patético que una mujer cargada de maquillaje. Lo hemos visto en Sara Montiel, que estaba más guapa con la cara lavada que cuando se ponía esas cantidades de maquillaje que la hacían parecer como un travesti.

¿Qué tratamientos te haces?
Tomo mucha nutricosmética. Me pongo un chute de vitaminas y  ácido hialurónico. Lo que no me gusta es el botox, no me va, porque yo tengo una estructura ósea muy fuerte y en la frente no me lo puedo poner porque la tengo muy estirada.

¿Eres partidaria de las operaciones estéticas?
El quirófano no me da miedo, lo que me da miedo es el posoperatorio, verme hinchada con morados, cardenales… Yo me operé las bolsas y el párpado después de morir Guillermo porque de tanto llorar y no dormir se me habían estropeado mucho, y lo recuerdo como una pesadilla.  Cuando ya se te pone la cara de perro bulldog, lo único que queda es la cirugía, así que en un futuro no descarto, es más, encantada. Creo que hay que utilizar las técnicas que tenemos. Lo hemos visto en la princesa de Asturias, tenía una nariz y una barbilla que con los años iba a parecer una brujita y se ha quedado divina.

Belleza

Admira a mujeres como la joven Birgitte Bardot,  Elle McPherson, Cate Blanchet y Uma Thurman: “No me gusta nada la típica latina como Monica Bellucci”. 

¿Qué estilo de mujer te gusta?
Mi icono por excelencia siempre ha sido Brigitte Bardot de joven, era espectacular y moderna. La ves en Y Dios creó a la mujer y podría ser una chica de ahora de Saint Tropez. De las actuales me encanta Cate Blanchett tiene una piel perfecta, Elle McPherson, Uma Thurman. No me gustan nada las típicas latinas tipo Monica Bellucci

¿Tomas mucho el sol?
Soy blanquísima pero tomo el sol como una posesa, me encanta quitarmelo todo y por eso me pillan en topless. Ojalá pudiera tomar el sol desnuda. Durante muchos años no me he protegido, pero ahora lo que hago es prepararme para tomar el sol con la nutricosmética  para preparar la piel con betacaroteno y no me quemo.

¿Te asusta el paso del tiempo? 
La edad es una circunstancia, porque veo chicas de 20 años que no me gustan nada.o  de 30 que están fatal y otras de 50 y 60 espectaculares.

¿Hay cosas que no se deben poner cuanto te haces mayor?
Lo más importante es la elegancia natural, que viene dada por la actitud. Tu puedes hacer todo lo que te satisfaga independiente de la edad, no entiendo a las mujeres que dicen que a partir de los 40 no se ponen minifalda. La única regla es el sentido común. Yo en la ciudad nunca saldría con un short muy corto y, sin embargo, en Ibiza y Marbella los llevo todo el rato.

Belleza

“Hay mujeres que siempre se están juzgando y se convierten en unas neuróticas, por eso no me extraña cuando ves mujeres guapísimas que no tienen novio. No hay quien las aguante”.

¿Cómo has educado el gusto?
El buen gusto me viene de mis padres, eran las personas más elegantes y fashionistas que te puedes imaginar. Yo cuando tenía 18 años y me arreglaba para salir al lado de mi madre parecía una fregona.

¿Qué te gusta hacer en verano?
Descansar, dormir, olvidarme del tacón… Cuando iba a Bali vivía como una salvaje, pero ahora ya no me gusta ir allí porque hay demasiados turistas.

 ¿Quieres enamorarte otra vez?
Siempre me he enamorado en verano, estás más ardiente y tienes más tiempo para dedicar. Yo siempre le digo a la gente cuando tiene desamor que se acuerde de lo que le quería al principio, de lo maravilloso que era.

¿Volverás a casarte?
Me encantan los hombres pero cada uno en su casa. Yo he sido una mujer muy bien querida, he tenido al hombre más guapo y más maravilloso del mundo, elegante, inteligente. Tuve la suerte de conocer al hombre 10 cuando eramos los dos muy jóvenes. Nos queríamos y nos gustábamos hasta el final. Luego he tenido otros amores, pero no para decir aquí me quedo. Solo hubo uno después de quedarme viuda, pero no pudo ser.

Compartir
Artículo anteriorFroilán y Victoria, vacaciones con papá en Sotogrande
Artículo siguiente¿Qué les pasa a Felipe y Letizia?