Carmen Janeiro recupera la sonrisa tras dos años de pesadilla… y se hace empresaria

Lo suyo fue mala pata… y nunca mejor dicho. Una mala caída hace dos años provocó que Carmen Janeiro acabase en el quirófano, tras romperse la tibia y el peroné. La rehabilitación ha sido dura, y en ocasiones desesperante, pero la hermana de Jesulín no me amilanó y hoy vuelve a sonreir, más guapa que nunca y llena de ilusión y ganas de trabajar.

Compartir

La hermana de Jesulín de Ubrique, Carmen Janeiro, ha emprendido una nueva aventura empresarial, y acaba de abrir un centro de estética en Sevilla, especializado en uñas, Nails Factory, y para el que ha contado con la ayuda de una de sus cuñadas, Beatriz Trapote.Carmen está feliz… y ya era hora porque los últimos dos años han sido espeialmente difíciiles para la joven.

Un desgraciado accidente doméstico (tropezó con una fregona y se cayó), se saldó con la rotura de la tibia, el peroné y los maléolos. Comenzó entonces una pesadilla de operaciones, rehabilitación, más operaciones… tuvo que usar silla de ruedas una temporada, y también muletas… Y por si eso fuera poco, todo coincidió con la ruptura con su novio, César.

Por fortuna todo eso ha quedado atrás y Carmen vuelve a sonreir, tal y como pudimos comprobar en la inauguración de su negocio sevillano: “Estoy muy contenta. Me animé por Bea, que ella ya tiene varios, me asesoró bien, he tenido mucha ayuda con ella y la verdad es que le tengo que agradecer todo”.

Y ya puestos, aprovechamos para preguntarle cómo está ahora su corazón:” Está entero, no está partido, no tengo a nadie, tengo amigos, salgo, me divierto y me llevo muy bien conmi ex, pero ahora me tengo que dedicar a mi negocio.

carmen janeiro

A sus 38 años, la única hermana de Jesulín de Ubrique, emprende una nueva aventura profesional.

 

carmen janeiro

Carmen con las chicas que trabajan con ella, y a sus órdenes, en Nails Factory.

carmen janeiro

En la inauguración del centro la acompañaron su madre, Carmen Bazón, su hermano Jesús y la esposa de este, Beatriz Trapote.

– Rompiste con tu novio, ¿cómo tienes el corazoncito?
– Está entero, no está partido, no tengo a nadie, tengo amigos, salgo, me divierto y me llevo muy bien con él, pero ahora me tengo que dedicar a mi negocio.

Compartir
Artículo anteriorLetizia, una reina que se muerde los 'padrastros'
Artículo siguienteNace Platea, el nuevo y espectacular espacio gourmet de Madrid