Carlos de Inglaterra, el príncipe motero

El heredero británico prestó su colaboración a  los organizadores del Poppy Day, día en que se recuerda a los caídos en la guerras, para recaudar fondos, subiéndose incluso a una Harley Davidson

4.331
Compartir

El príncipe de Gales olvidó por unas horas su flema británica y se sumó entusiasmado a la iniciativa solidaria de los organizadores del Poppy Day, o Día de la Amapola, para recaudar un millón de libras en un solo 24 horas, dinero que irá à parar a organizaciones benéficas. Carlos, a quien no le gustan mucho las motos, recibió a las puertas de Clarence House a uno de los organizadores que llegó en su Harley Davidson, a la que terminó subiéndose. Todo un ángel del infierno con toque british.

Carlos también tomó el autobús que paró a las puertas de su residencia.

Compartir
Artículo anteriorUn fin de semana de cine... en Madrid
Artículo siguienteLook del día: Kate Moss, adicta al print animal