Camilla, una duquesa de las mil y una noches

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa, la duquesa de Cornualles, han culminado encantados su gira oficial por los países del Golfo Pérsico. Es más, Camilla se ha metido a todos en el bolsillo luciendo un estilo acorde con la cultura y las costumbres árabes.

1.231
Compartir

El heredero británico y su esposa han llevado a cabo una visita oficial de una semana por varios países de Oriente Medio, entre ellos Jordania, Qatar, Arabia Saudita y Omán, destinada a estrechar los lazos comerciales y culturales. Para ello, Carlos de Inglaterra es un excelente embajador y no menos Camilla, quien se ha mostrado muy relajada durante esos días, participando en la agenda junto a su marido o en solitario y siempre con una gran sonrisa puesta.

Además de esto, la duquesa de Cornualles, de 65 años, llevó un vestuario entre tradicional y occidental, con claras referencias a la cultura árabe, que, sin duda, vieron con muy buenos ojos en todos los lugares por los que pasó. 

Camilla Parker

Camilla, de 65 años, cubierta con el velo a su llegada a Doha (Qatar).

Después de visitar Jordania, donde fueron recibidos por el rey Abdullah y su esposa, Rania, con quien Camilla hizo muy buenas migas (ver aquí la noticia), la pareja se marchó a Qatar, en cuya capital, Doha, les dieron la bienvenida con todos los honores.

Camilla acudió a varios actos sola, como la visita a una escuela infantil de niñas y a un centro tecnológico que ofrece un programa especial dirigido a mujeres. En todo momento, la duquesa se mostró cercana y muy interesada por la situación de esta parte de la población en los países árabes. 

Camilla-mujeres Qatar

Camilla se reunió con un grupo de mujeres qataríes.

El heredero y su esposa ofrecieron una imagen de gran unidad y complicidad. Así los vimos durante su recorrido por las ruinas de la ciudad romana de Jerash, en Jordania. Vestidos con un estilo cuasicolonial, con Camilla usando una sombrilla para protegerse del intenso sol, Carlos y Camilla parecían encantados y sin rastro de cansancio. Eso sí, aceptaron de muy buen grado el té caliente que les ofrecieron, algo imprescindible para regular la temperatura corporal.

En Jordania  también aprovecharon para visitar los campos de refugiados de Unicef de la población siria que ha huido del conflicto armado en su país, en los que se encuentran muchísimos niños. Camilla calificó la experiencia de “descorazonadora”.

Carlos se convertirá en abuelo por primera vez el próximo verano, cuando su nuera, Kate Middleton, mujer del príncipe Guillermo, dé a luz a su bebé. Según un reciente desliz de la duquesa de Cambridge, en un acto público, espera una niña

Camilla-Carlos-te

Carlos y Camilla disfrutaron de un té en Jerash.

 

Compartir
Artículo anteriorFelipe y Matilde de Bélgica, exótico viaje a Tailandia
Artículo siguienteLa princesa Kate: «Guillermo quiere una niña, pero yo prefiero un niño»