Caetano Veloso se abraza a Madrid

Caetano Veloso conquistó a un público entregado de antemano en su concierto celebrado en el Teatro Circo Price de Madrid del 29 de mayo, dos días antes de recalar en Barcelona, donde actuará en el marco del Primavera Sound y antes de dar el salto a Oporto con el Nos Primavera Sound. El mítico cantante brasileño, de 71 años, demostró una vez más por qué es una leyenda de la música. En su recital de una hora y media -se hubieran agradecido algunas canciones de su repertorio en español- logró hacer vibrar al auditorio.

Compartir

La ‘excusa’ de la presencia de Caetano en España es presentar su nuevo trabajo discográfico, el tercero que ha grabado con la BandaCe, y su hijo, Moreno. Con motivo de su lanzamiento, el artista brasileño lo definía así: “Mi disco se va a llamar ‘Abraçaço’. A veces utilizo esta palabra para finalizar los emails. Creo que tiene gracia. Es como un ‘golaço’, ‘jogaço’, ‘filmaço’… Oigo que la gente también dice ‘cansadaço’, ‘feiaço’, ‘tardaço’. Encontré ‘golazo’ en Houaiss pero no ‘aço’ como sufijo aumentativo. ‘Abraçaço’ es de lo más hermoso porque hay una repetición de la cedilla. Parece un eco, reverberación ‘verbivocovisual’. Y no solo sugiere un abrazo grande, sino un abrazo largo, completo o múltiple. Todo esto tiene que ver con la forma en que percibo el disco. Y tiene una canción que contiene la palabra”.

Caetano centró su concierto fundamentalmente en poner de largo las canciones de este nuevo trabajo, aunque dejó hueco para temas de su brillante repertorio, a los largo de 50 discos, que le han llevado a ganar 5 Grammy Latinos. Su sensual y expresiva voz llenó el escenario más que su discreto deambular por el escenario, aunque logró pastorear a sus seguidores con simples movimientos de sus brazos. Plétorico artísticamente a los 71 años, se movió con soltura entre los registros intimistas, los ritmos de su país, un lado funk muy contagioso y un sonido en ocasiones minimalista que le emparenta con la música indie más actual. Fue un concierto austero y sin efectismos (aunque en algunos momentos se mostró histriónico y divertido como cuando se tiró al suelo tras ‘darlo todo’ en una canción), en el que su hipnótica energía se contagió desde la primera nota. El público estaba extasiado y se marchó más que satisfecho, después de que su artista les demostrara que la juventud es una cuestión de actitud, no de físico..

 

Compartir
Artículo anteriorConnor Cruise, el hijo DJ de Tom y Nicole Kidman
Artículo siguienteCharlene de Mónaco espera gemelos para fin de año