Benzema y Ribéry, ante la Justicia francesa por un escándalo sexual

En ausencia de los dos futbolistas, representados ante el juez por sus respectivos abogados, ayer arrancó en París el juicio contra los internacionales Karim Benzema, actualmente en el Real Madrid, y Franck Ribéry, del Bayern de Múnich. Ambos se enfrentan a tres años de prisión y 45.000 euros de multa por haber contratado presuntamente los servicios de Zahia Dehar, una prostituta menor de edad.

544
Compartir

En el caso de Benzema, los hechos se remontan a 2008 cuando el jugador, que entonces tenía 19 años y militaba en las filas del Olympique de Lyon, fue acusado de haber pagado 500 euros a Zahia para mantener relaciones sexuales en el hotel Le Méridien de París. Benzema, sin embargo, ha negado en todo momento cualquier relación con la joven prostituta, que en aquellos días tenía 16 años.

Karim BenzemaBenzema siempre ha negado cualquier relación con Zahia.

Por su parte, Franck Ribéry habría mantenido relaciones con Zahia en dos ocasiones, la primera en Munich en abril de 2009, cuando ella tenía 17 años: “Fui el regalo de cumpleaños de Ribéry”, contó ella en “Paris Match”, añadiendo que había cobrado 700 euros por aquella cita. El segundo encuentro, según la investigación, se habría producido en Rueil-Malmaison, en las afueras de París, aunque en esta ocasión el futbolista se limitó a darle 200 euros a Zahia para que pudiera tomar un taxi. Y es que, desde que fuera imputado, en julio de 2010, Ribéry ha reconocido haber mantenido con la joven cierto grado de initimidad, pero asegura que desconocía su edad y niega con rotundidad haberle pagado cantidad alguna.

Franck RibéryRibéry admite haber tenido con Zahia cierto grado de intimidad, pero niega haberle pagado cantidad alguna.

El juicio, que previsiblemente durará entre tres y cuatro días, se produce en plena reforma de la legislación que regula la prostitución en Francia, un país que, aunque permite el pago a cambio de sexo, persigue con dureza la prostitución de menores de edad y el proxenetismo.

Compartir
Artículo anteriorKeira Knightley y su marido, James Righton, cena romántica en Londres
Artículo siguienteBeyoncé, una "espía" en la Casa Blanca