La reina Isabel celebra la Pascua en Windsor con importantes ausencias familiares

Como todos los años, la reina Isabel II de Inglaterra y su esposo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, presidieron la tradicional misa de Pascua en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, una celebración que este año ha tenido importantes ausencias, entre ellas, las de Kate y Guillermo, duques de Cambridge.

Compartir

Completamente recuperada de la gastroenteritis que la llevó al hospital Edward VII a principios de marzo, la reina Isabel finalizó las vacaciones de Pascua presidiendo la tradicional misa que el decano de Windsor, el reverendo David Conner, oficia cada año en la capilla de San Jorge. En esta ocasión, las ausencias de los duques de Cambridge, el príncipe Harry, la princesa Ana y su marido, Timothy Laurence, y de sus hijos, Peter y Zara Phillips, se compensaron con la atractiva presencia de las princesas Beatriz y Eugenia, que llegaron a Windsor acompañadas por su padre, el príncipe Andrés, duque de York.

Beatriz de York

La princesa Beatriz, de 24 años, llevó un elegante abrigo azul con tocado de Rachel Black.

Tampoco faltaron a la cita en Windsor el príncipe Eduardo y su mujer, Sophie Rhys-Jones, condes de Wessex, que de nuevo estuvieron acompañados por su hija mayor, Lady Louise, una muñeca de nueve años que ya presenta un sorprendente parecido físico con su abuela, la reina Isabel, y que cada día tiene mayor presencia en las actividades de la familia real.

Eugenia de York

Eugenia, de 22 años, combinó un vestido en color crema con abrigo negro y tocado de Sarah Cant.

De nuevo sorprendieron por su elegancia las princesas Beatriz y Eugenia. Beatriz, de 24 años, llevaba un abrigo verde azulado a juego con el vestido, y un precioso tocado en color mostaza adornado con una única pluma, de la sombrerera Rachel Black, mientras que Eugenia, que es dos años menor que su hermana, eligió un vestido en color crema, abrigo negro y tocado a juego de Sarah Cant.

Sophie-Rhys-Jones, condesa de Wessex

Sophie, esposa del príncipe Eduardo, llevó el tocado más vistoso, adornado con plumas de pavo real.

Como se recordará, las hijas del duque de York fueron objeto de duras críticas por el estilismo que lucieron en la boda de los duques de Cambridge, especialmente en lo referente a los tocados. Fue entonces cuando se hizo patente la necesidad de contratar a una asesora que recondujera los gustos de las princesas en este campo y, poco después, la conocida estilista Charlie Anderson, que entre otras ha asesorado a actrices como Emma Watson, Katie Holmes o Anne Hathaway, aceptó el encargo, con los magníficos resultados que ahora comprobamos.

Quien más llamó la atención, sin embargo, fue la esposa del príncipe Eduardo, Sophie Rhys-Jones, condesa de Wessex, quien combinó su elegante vestido azul con un vistoso tocado profusamente adornado con plumas de pavo real.

Andres y Eduardo de Inglaterra

Eduardo y Andrés, éste con sus hijas, Beatriz y Eugenia, recorrieron a pie el camino hasta la capilla de San Jorge.

Por su parte, la reina Isabel, que cumplirá 87 años el próximo 21 de abril, si bien la celebración oficial del aniversario no tiene lugar hasta el segundo sábado de junio, durante el Trooping The Colour, eligió un conjunto de vestido y abrigo jaspeado en rosa. A pesar de las importantes ausencias, la reina se mostró feliz y sonriente, sobre todo cuando un grupo de niños se acercó a ella para regalarle flores tras la misa en la capilla de San Jorge.

Condesa de Wessex y su hija, Louise

Sophie, esposa del príncipe Eduardo, y su hija Lady Louise, de nueve años, conversan con  un grupo de niños a la salida de la capilla.