Athina Onassis y Marta Ortega, dos ricas amazonas en el Concurso de Saltos Internacional de Gijón

La rica heredera Athina Onassis y su marido, el jinete brasileño Álvaro Alfonso de Miranda Neto, más conocido como Doda Miranda, se encuentran en Gijón participando en el Concurso de Saltos Internacional, que un año más se celebra en el Complejo Deportivo Las Mestas. Allí han coincidido con Marta Ortega, heredera del imperio Inditex y su marido, Sergio Álvarez.
Entre salto y salto, la pareja tomó un refrigerio en la cafetería y paseó por las instalaciones, donde coincidieron con Marta Ortega, la hija amazona de Amancio Ortega, el dueño de Zara, a quien les une una buena amistad tras coincidir con ella y su marido, Sergio Álvarez, en competiciones hípicas por todo el mundo. Marta, que dio a luz a su primer hijo, Amancio, el pasado 5 de marzo, ya ha regresado al mundo de la competición.

1.636
Compartir

A Athina y Doda, que contrajeron matrimonio en Sao Paulo el 3 de diciembre de 2005, después de casi cuatro años de noviazgo, no solo les une el amor, sino también su común pasión por la hípica. Él fue medallista olímpico en los Juegos de Atlanta’96 y Sidney 2000, y ella, aunque no tenga precisamente una carrera cuajada de títulos –es la número 187 en el ranking mundial, no deja pasar ninguna competición y se entrena con regularidad.

En Gijón, Athina y Dodi se mostraron cariñosos y muy compenetrados. La nieta del recordado Aristóteles Onassis no dejó de acompañar y animar a su marido, con el que mantiene una relación equilibrada y feliz que ha sido calificada por sus amigos más allegados de «perfecta». La pareja, que ahora reside en Holanda, no tiene hijos en común, aunque Athina lleva mucho tiempo ejerciendo de segunda madre para Vivianne, la hija que Doda tuvo con su primera esposa, la actriz brasileña Sibele Dorsa.

Athina Onassis y Marta Ortega

Athina se reencontró con su amiga Marta Ortega, la hija del dueño de Zara, que ha vuelto a la competición tras alumbrar a su hijo Amancio, el pasado 5 de marzo.

Tras una infancia difícil marcada por la prematura muerte de su madre, Cristina Onassis, cuando ella tenía solo tres años, Athina fue durante años esa pobre niña rica que parecía abocada al destino trágico de los Onassis. Porque a la muerte de su madre, que con 38 años había fracasado en sus cuatro matrimonios sin poder superar su tendencia a la depresión y sus excesos con las drogas y las píldoras para adelgazar, hay que unir la muerte en extrañas circunstancias de su abuela, Tina Lívanos, y la de su único tío materno, Alexander Onassis, quien falleció en 1973, a los 25 años, al estrellarse la avioneta que él mismo pilotaba.

A los 18 años, Athina pudo disponer de la herencia de su abuelo, unos 2.000 millones de euros, y a los 21 se hizo con las riendas de la fundación que lleva el nombre del armador griego, Aristóteles Onassis. Sin embargo, Athina, que asumió a base de reveses que el dinero no da la felicidad, se propuso alejarse de los excesos a los que la había acostumbrado su madre. De hecho, de niña llegó a tener su propio zoo y un rebaño de ovejas en su mansión de Fontainebleau, entre sus juguetes figuraban dos coches en miniatura, un Rolls-Royce y un Ferrari, valorados en unos 37.000 euros, y sus muñecas vestían modelos exclusivos de Dior.

Athina Onassis y Doda Miranda

Athina, la principal fan de Doda, animó y apoyó a su marido en todo momento. 

Encontrar a Doda fue su salvación y su ancla. Cuando se enamoraron, ella estaba a punto de cumplir 20 años –ahora tiene 27– y él tenía 32. Pocos apostaban por su relación, pero el tiempo ha demostrado que el de la pareja es un matrimonio sólido, estable y regido por un amor que, lejos de apagarse, se mantiene como el primer día. Así lo demostraron Athina y Doda en Las Mestas, donde su actitud cariñosa, cómplice y enamorada no dejó lugar a la menor duda.

Athina y Doda Miranda

La pareja permanecerá en Asturias hasta el 2 de septiembre.

Por su parte Marta Ortega y Sergio Álvarez empiezan ya a recuperar la normalidad tras el nacimiento de su bebé, Amancio, hace ya cinco meses. La heredera del imperio Inditex es una apasionada de la hípica y su marido Sergio Álvarez es uno de los mejores jinetes de España. Ambos son habituales de los circuitos hípicos más importantes.

marta-ortega1

Marta Ortega y su marido, el jinete Sergio Álvarez

marta-ortega3

La heredera del imperio Inditex sigue fiel a su pasíón por la hípica tras el nacimiento de Amancio, su primer hijo

marta-ortega2

Marta Ortega, en plena competición