Mi hija Ana, feliz en la guardería

Mi hija Ana, feliz en la guardería

Hola familia!! ¿Cómo lleváis la vuelta al cole?

Nosotras demasiado bien.

Después de un verano de estar de aquí para allá, temía un poco el cambio brusco de empezar con la rutina, pero hemos hecho un buen plan.

Empecé llevando a Ana unas horitas de adaptación a su nueva guardería, donde se iba a encontrar con profesores y nuevos compañeros.

Mi hija Ana está ya encantada en su guardería.

 

Esa horitas ya se han ido aumentando progresivamente según las ganas de seguir jugando Ana con sus compañeros, hasta el punto en el que ya se queda a comer en el comedor con sus amiguitos.

Eso le viene muy bien a los niños así se relacionan mucho más y aprenden a comer todo tipo de comida, aunque yo en ese aspecto he tenido mucha suerte con Ana, le gusta absolutamente todo, aún no hay un alimento que no le guste y eso me encanta porque yo de pequeña se lo hacía pasar fatal a mi madre ya que no me gustaba nada y le ponía quejas por todo jajaja.

Le encanta su mochila de Minnie, que lleva a todas partes.

Antes de ir a la guardería, le estuve hablando unos días de que iba a ir a un cole muy chuli, donde iba a aprender mucho y sobre todo jugar y eso hizo que Ana tuviese muchas ganas de empezar ya.

También la convencí comprándole una maleta de Minnie, su querida Minnie, y eso le volvió loca y más aún si era de carrito porque va enseñándosela a todo el mundo y es algo que le encanta.

Todos los días hasta el momento se ha portado muy bien y cuando la recojo sus primeras palabras son “mira”, “mira”, para que vea todas las cositas que hace como es saltar, bailar o incluso enseñarme juguetes de la guardería.

La verdad que puedo decir que estoy muy contenta y tranquila de que Ana se quede así de feliz en la guarde y más si ahí como es en el caso de Ana, unas señoritas con son encantadoras.

Aprovechando que ahora se cansa más y quiere dormir antes por las noches, la he pasado ya a su camita sola, bueno sola, la camita aún está dentro de mi habitación, pero al menos ya no es dormir con nosotros en medio de papá y mamá, y al parecer lo está llevando bien, porque dura toda la noche ella solita, así que es otra cosa por lo que le doy la bienvenida con los brazos bien abiertos a esta magnífica rutina.

Un besazo y espero que a vuestros pequeños también les vaya muy bien y, si no es así, darles tiempo, que el tiempo lo necesitamos todos cuando se avecinan cambios.

No hay comentarios

Dejar una respuesta