Antonio Banderas pierde parte de su finca en Marbella

Después de asistir a la segunda toma de posesión de Obama en Washington, Antonio Banderas regresó a Los Ángeles, donde recibió preocupantes noticias desde España, sobre su chalé marbellí, La Gaviota, sobre el que pesa una orden de demolición inminente.

2.533
Compartir
Casa Antonio Banderas
Antonio va a perder la parte del plano que queda a la derecha de la línea blanca.
 
En agosto pasado el actor bromeó al subastar cinco días en su casa, en la gala Sttarlite: «Se está muy bien… salvo que alguna mañana cuando os levantéis os podréis encontrar con la piqueta del Ayuntamiento».
Ahora resultan premonitorias sus palabras pues las primeras máquinas han llegado y los movimientos de tierra han comenzado ya en el linde de su finca, donde el Ayuntamiento de Marbella acometerá en los próximos días el derribo del muro para restarle el terreno acordado para legalizar su chalé.
La primera licencia de La Gaviota, en primera línea de playa de la urbanización Los Monteros, se la había otorgado Jesús Gil, alcalde de Marbella en 1995, a Encarna Sánchez. Banderas la compró en 1997 a su heredera Clara Suñer.
Afectada, como miles de propiedades, por la ley de costas, otro problema de La Gaviota era que parte del inmueble se había edificado en una finca, según sentencia judicial, destinada a pozos de agua y depuradoras.
 
Antonio Banderas, en Aspen
Antonio Banderas, en Aspen, Colorado, donde tieee una casa, en sus últimas vacaciones navideñas.
 
En abril de 2003, la Junta de Andalucía ordenó la demolición de parte de la casa y anuló la licencia concedida en 1995 por Gil. El recurso del actor fue rechazado en 2008.
Pero, el Ayuntamiento aplazó la orden de la Junta hasta la aprobación definitiva de una nueva ordenanza en la que legalizó la vivienda, a cambio de perder Antonio Banderas la parte sur del jardín y una estrecha franja colindante con el arroyo Siete Revueltas, en total 1.243 metros 2 de finca.
Ahora se procederá a tirar el muro para ejecutar el proyecto municipal de ampliación del paseo marítimo y construir una pasarela peatonal de madera que cruzará el arroyo que linda con su parcela. Estas obras está previsto que se finalicen antes del verano. Incluso hay quien dice que Banderas ganaría con esta mejora en el entorno de su casa.
Tras años de pleitos, la vivienda de los Bandera-Griffith será legal, si la Junta de Andalucía aprueba definitivamente esta iniciativa del Ayuntamiento.
Algo que no está tan claro ya que en agosto del año pasado la Junta rechazó el acuerdo de regularización del Ayuntamiento, alegando «serios problemas a la propuesta de modificaciones por encontrarse la casa del actor al lado del Arroyo Siete Revueltas y no ser posible lo propuesto desde el consistorio».
La espada de Damocles, por el peligro de demolición de parte de su casa en La Gaviota, seguirá en alto hasta ese momento, pese a la cesión de 1.243 metros 2 de su finca y la buena voluntad mostrada por Antonio Banderas para llegar a una solución.
Compartir
Artículo anteriorCharlene de Mónaco cumple 35 años
Artículo siguienteSusanna Griso, una presentadora en forma y aficionada al footing