Ángeles Mastretta, la delgada línea que separa la realidad de la literatura

El nuevo libro de Ángeles Mastretta, ‘La emoción de las cosas’, toma su nombre de un poema de Antonio Machado que dice “Sólo recuerdo la emoción de las cosas, y se me olvida todo lo demás; muchas son las lagunas de mi memoria”. Haciendo honor a esta premisa, la escritora mexicana hace un paseo por los acontecimientos más relevantes de la vida de sus padres y sus antepasados, sin olvidarse de tener un pie puesto en el presente y otro en el futuro, que representan sus hijos.

Compartir

Me acerco a la escritora por primera vez con este libro, ‘La emoción de las cosas’, que abordo dejando a medias otro que me tenía muy enganchado, ‘Diario de invierno’ de Paul Auster. La casualidad ha querido que ambos tengan mucho en común, ya que el texto del autor estadounidense echa la vista atrás a su propia vida y se plantea su futuro pasada la barrera de los 60. Un ejercicio muy similar al que realiza Ángeles Mastretta, aunque en su caso centrando más la atención en sus padres y en sus ancestros. La escritora también aprovecha -y esto a sus fans les encantará- para describirse a sí misma, a su marido y a sus hijos, con jugosos detalles de su vida cotidiana, sus despistes y algunas vivencias muy emotivas, que nos desvelaré porque como lector detesto los ‘spoilers’.

En los dos libros, pese a sus diferencias, encuentro el mismo cariño hacia las vivencias pasadas, aunque Ángeles Mastretta rezuma mucho más sentido del humor y ganas de comerse el mundo que el escritor estadounidense, como ejemplifica una divertida anécdota que recrea de su amistad con el cantante español Joaquín Sabina, en la que le pierde el miedo a cantar para un público desconocido. Mujer osada y sin miedos, así se muestra la escritora, en unas páginas que también podríamos emparentar con ‘Mi país inventado’, uno de los mejores trabajos de la chilena Isabel Allende, o ‘Alfred y Emily’ de Doris Lessing, donde la premio Nóbel de Literatura contrapone la vida que vivieron sus padres con la que a ella le hubiera gustado que vivieran.

La emoción de las cosas‘ es un libro que va tejiendo como una  tela de araña en la que te atrapa para que llegues hasta el final lo antes posible, está escrito con una prosa muy fluida, sensorial y llena de potentes imágenes. Los que, como yo, acabamos de leer por primera vez a Ángeles Mastretta, autora, entre otras, de los celebrados ‘Mal de amores’ y ‘Mujeres de ojos grandes’, tendrán ganas de descubrir su obra anterior, y los que ya la siguen, continuarán haciéndolo. Les va a encantar.

Compartir
Artículo anteriorTarta de piña
Artículo siguienteCapsulas de calabacín con queso